ICBF busca el retorno de la alegría para los niños de Mocoa

Para reducir en los niños afectados por la avalancha las secuelas del daño emocional y fomentar su capacidad de resiliencia a través de la lúdica, la recreación y el estimulo a la expresión de sus sentimientos, el Instituto Colombiano de Bienestar familiar abrió espacios lúdicos y pedagógicos en los albergues instalados en la capital de Putumayo.

Se trata de la adaptación que han hecho las Unidades Móviles del ICBF de la movilidad Retorno a la Alegría, del Fondo de las Naciones Unidas para la infancia UNICEF, para el proceso de recuperación psicoafectiva de los niños y adolescentes afectados por emergencias.

“Necesitamos que los niños  exterioricen a través de la pintura, los dibujos, el arte, y el juego, los miedos y las emociones que están sintiendo, pero que no pueden poner en palabras, para que continúen con su desarrollo emocional y se proyecten”, sostuvo la Directora General del ICBF Cristina Plazas Michelsen.

IMG-20170411-WA0006

La Directora destacó que en estos espacios lúdicos existen reglas claras concertadas con  los mismos niños, no solo para jugar y realizar las actividades, si no también para que cada cosa tenga su lugar. Por eso, hay espacios para la lectura, el dibujo, el arte, la recreación y para los materiales utiliza : libros, juguetes, crayolas, témperas, vinilos, títeres, cartulinas, arcilla y plastilina, mediante los cuales los niños elaboran su duelo.

IMG-20170411-WA0008

Las sesiones contemplan las narraciones que cada niños hace de lo que vivió y el inventario de sus pérdidas, (juguetes, mascotas, familiares, cuadernos), después empiezan a expresar las vivencias dentro del albergue y a reconocer quiénes son las personas que los protegen y lo que ellas representan para sus vidas.

IMG-20170411-WA0007

En una tercera sesión, fortalecen el espacio de los amigos y las redes de apoyo, para que finalmente empiecen a entender cómo es el ciclo de la vida y la muerte y cómo esa experiencia puede llegar a fortalecer su resiliencia.

“Nuestro niños deben reconocer cuáles emociones les son útiles, dejando a un lado el miedo y la ira, para traer alegría que los va a ayudar a proyectarse en la vida”,puntualizó Plazas Michelsen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *