Dos tipos de delfines de río que se encuentran en Colombia y en el resto del Amazonas están desapareciendo

Dos tipos de delfines de río que se encuentran en Colombia y en el resto del Amazonas están desapareciendo rápidamente y enfrentando la extinción, según un informe de la revista PLoS ONE.

Los delfines Boto y delfines Tucuxi, apodados “delfines rosados”, alguna vez se consideraron abundantes en la cuenca del Amazonas, pero los investigadores dicen que sus poblaciones continúan reduciéndose a la mitad cada década.


“A las tasas actuales, las poblaciones de boto se están reduciendo a la mitad cada 10 años, y las poblaciones de tucuxi se están reduciendo a la mitad cada nueve años”, dijo el informe.

Los investigadores dijeron que “hasta las últimas décadas, el delfín rosado estaba protegido de las amenazas por la existencia de leyendas y supersticiones”.


Pero ahora la demanda comercial de matar delfines de río -su carne y grasa se usan como bate para atrapar bagre- pone en peligro a sus poblaciones ya que las hembras tienen un solo ternero cada cuatro o cinco años en promedio.


Los delfines de río de agua dulce están catalogados como “deficientes en datos” por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), lo que significa que no se conoce lo suficiente sobre su número en la naturaleza.


Pero los investigadores de PLOS ONE dijeron que de acuerdo con su trabajo, ambos tipos de delfines de río cumplen con los criterios de la UICN de estar “en peligro crítico”.

Como los delfines de río están legalmente protegidos en la cuenca del Amazonas, los investigadores pidieron a los gobiernos que apliquen mejor las leyes para proteger a las poblaciones moribundas.


“Los resultados son profundamente preocupantes y muestran tasas de disminución que se encuentran entre las medidas más pronunciadas en la población de cetáceos desde los primeros años de la caza de ballenas [no tradicional]”, dijeron los investigadores.


La UICN declaró otro tipo de delfín de río encontrado en China como “extinto” en 2006, debido a las actividades humanas que impidieron su reproducción, como la sobrepesca, la construcción de represas, la contaminación del agua y el aumento del tráfico de embarcaciones.


Menu Title