El ex vicepresidente de Colombia se retira del partido de la coalición de paz

 

El Cambio radical de Colombia, el partido político liderado por el ex vicepresidente alemán Vargas, está dejando la coalición política liderada por el presidente Juan Manuel Santos, según los medios de comunicación el martes.

 

El movimiento de Vargas, cuya influencia electoral ayudó al presidente Santos a ganar las elecciones presidenciales en 2014, parece estar motivado por las propias aspiraciones de Vargas a la presidencia en las elecciones de 2018.

 

El lunes por la noche en una votación del comité del Senado sobre el nuevo tribunal colombiano de crímenes de guerra, cinco senadores del Cambio Radical bajo la dirección de Vargas se negaron a votar para aprobar el sistema de justicia de transición.

 

Luego, el martes por la mañana, dos ministros del gobierno pertenecientes a Radical Change ofrecieron sus renuncias al presidente Santos, al parecer consolidando la salida del partido de la coalición pro paz liderada por el gobierno.

 

El ministro de Medio Ambiente, Luis Murillo, y el ministro de Vivienda, Jaime Pumarejo, fueron los dos ministros que renunciaron ante el presidente Santos.

 

Santos aparentemente aceptó la renuncia de Pumarejo, pero le pidió a Murillo que se quedara como Ministro de Medio Ambiente.

 

El presidente ganador del Premio Nobel de la Paz cree que Murillo ha demostrado su compromiso con el proceso de paz y también representa a las poblaciones minoritarias afrocolombianas, según la revista Semana.

 

Luego de su renuncia, Pumarejo, que ocupó el puesto de Ministro de Vivienda por menos de dos meses, tuiteó que está vendiendo “corbatas y trajes, apenas usados”. ¡50% rebajado!”
Apuestas electorales

 

German Vargas, líder defacto del partido Radical Change, se desempeñó por primera vez como ministro de vivienda del presidente Santos de 2012-2014 y luego como vicepresidente hasta que dejó el cargo en marzo de este año para presentarse como candidato a la presidencia.

 

La decisión de Vargas de abandonar la coalición liderada por el gobierno en un momento tan crucial para el proceso de paz con las FARC es una apuesta política, según los medios nacionales.

 

Al abandonar el apoyo a los elementos clave del proceso de paz, Radical Change se une solo al partido opositor de derecha, el Centro Democrático, encabezado por el ex presidente Álvaro Uribe, al oponerse al proceso.

 

Se informa que Vargas tiene la esperanza de que pueda capturar parte de la base conservadora más moderada del Centro Democrático. Al mismo tiempo, el ex vicepresidente se distanciará del presidente Santos, cuya calificación de favorabilidad se ha mantenido por debajo del 20% este año.

 

Mientras el discurso político que rodea las elecciones presidenciales de 2018 se centra en combatir la corrupción, Vargas sabe que su partido, que tiene un número históricamente elevado de funcionarios elegidos y designados con cargos de corrupción, tiene pocas posibilidades.

 

El ex vicepresidente tiene la esperanza de que, en cambio, pueda cautivar a los votantes denunciando al ex grupo rebelde FARC.

 

Otros miembros de la coalición liderada por el gobierno, mientras tanto, no están contentos con la salida del Cambio radical.

 

“Después de seis años de trabajar con el Gobierno, tratar de destruir la columna vertebral del proceso de paz es un acto inaceptable. Por ahora, debemos continuar trabajando con quienes quieren ver un país diferente “, dijo el senador Roy Barreras al periódico Semana.

 

“El gobierno nacional ha demostrado que no tiene liderazgo”, comentó el senador Armando Bendetti.

 

El gobierno “ha sido incapaz de resolver la crisis política. Predigo que esto solo empeorará “durante la votación del tribunal de crímenes de guerra en el pleno del Senado, agregó.

 

Mientras Santos se embarcaba en conversaciones de paz con las FARC, Vargas permaneció fuera de la atención, distanciándose cuidadosamente del proceso que, entre otras cosas, le costó a Santos gran parte de su aprobación popular.

 

Vargas decidió no postularse para la presidencia en 2014, cuando las conversaciones de paz con el grupo rebelde más grande del país, las FARC, estaban en curso. En cambio, se convirtió en compañero de fórmula de Santos.

 

Como vicepresidente, Vargas se embarcó en una juerga de corte de cinta sin controversia mientras se alejaba de las políticas impopulares encabezadas por el actual presidente, esperando pacientemente su turno hasta el final exitoso de las conversaciones de paz.

 

Las elecciones de 2018 son las primeras que tienen lugar después de que el proceso de paz con las FARC comenzó el 1 de diciembre del año pasado. Para Vargas, estas elecciones son su mejor oportunidad de obtener el trabajo que ha trabajado durante décadas: el presidente de Colombia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *