Candidato de establecimiento de Colombia investigado por fraude electoral


La campaña del candidato del establishment de Colombia, Germán Vargas, negó las acusaciones de fraude electoral el domingo después de que un funcionario público fuera suspendido por reclamos ilegales de campaña.


La campaña #Mejorconvargas dijo que las crecientes acusaciones e investigaciones sobre el fraude formaban parte de una “guerra sucia” contra Vargas, el heredero de una dinastía política tan antigua como la República.


El ex vicepresidente y “amigo bueno y leal” del presidente Juan Manuel Santos ha sido acusado de realizar campañas ilegales en Santander y Tolima.


En ambas regiones, los funcionarios locales fueron contratados u obligados a recoger firmas que le permitirían a Vargas postularse como independiente, en lugar de con el respaldo de su partido político, Radical Change.


La campaña dijo que la investigación y los reclamos son “desinformación” y parte de una “guerra sucia”.


El director del instituto de educación pública SENA en Santander, que supuestamente consiguió su trabajo gracias a Radical Change, fue suspendido luego de que la oficina del Defensor del Pueblo regional comenzara a investigar las acusaciones de fraude.


Los contratistas se han quejado de que se vieron obligados a juntar 500 firmas por persona o se arriesgan a perder su trabajo.


Múltiples funcionarios de la oficina del gobernador del Tolima acusaron a la oficina de ofrecer dinero por firmas que permitirían la participación de Vargas en las elecciones.


Las acusaciones llegaron en un momento en que Vargas ya estaba bajo fuego por supuestamente usar el apoyo de señores de la guerra paramilitares para ser seleccionado al Senado en 2002.


Los rivales electorales y los senadores opositores Claudia López (Alianza Verde) y Jorge Robledo (Polo Democrático) dieron a entender que el político de alto rango había sobornado a la Corte Suprema para absolverlo de los cargos criminales.


Más de 60 senadores elegidos en 2002 y 2006 fueron encarcelados por sus vínculos con grupos paramilitares anticomunistas.


Desde entonces, tres políticos han sido investigados después de que el jefe anticorrupción encarcelado del país, un conocido colaborador de Vargas, fuera registrado alegando que habían sido absueltos por la Corte Suprema después de pagar un soborno.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *