Reina afro supera el rechazo sufrido por tener un lunar en su rostro

Foto: Tropicana  

La candidata al miss universo Colombia demuestra que su amor propio y convicción han podido afrontar todos los rechazos que ha tenido que sufrir a lo largo de su vida personal y profesional por tener una mancha en su cara.  

Angie Cuero una joven afrodescendiente nacida en Buenaventura con tan solo 18 años de edad y una estatura de 1,81 metros, se encuentra entre las candidatas que están luchando para conseguir la corona en el titulo otorgado por el Miss Universo Colombia,  esta mujer le ha demostrado a todo un país que lo único que se debe tener para alcanzar los sueños y cumplir los objeticos en la vida, es amor propio que no deben resaltar las cualidades físicas sino humanas ella se siente orgullosa de ser esa valiente y guerrera, que ha demostrado que su belleza es algo que va más allá de un físico alarmante y estructural.  

le puede interesar: Lamentable muerte de José Duarte, un ciclista en la vía

“Orgullosa de cómo soy. No soy solo un lunar, sino una mujer que es feliz de ser negra y de haber nacido en mi Buenaventura, Valle, amén” así lo señalo la candidata después de recordar todo el matoneo y dolor que sufrió en su infancia por este pequeño defecto que no resalta entre las grandes cualidades que tiene la joven.  

Con el apoyo de su preparador William Perlaza, Angie ha podido lograr cumplir uno de sus más grandes sueños pertenecer a un reinado y representar el departamento que tanto la enorgullece, sin importar por todo el dolor que ha tenido que pasar esta valiente joven demuestra que no siempre se deben ver los aspectos físicos y que la discriminación y el matoneo no debería hacer parte de la humanidad, para que se puedan seguir cumpliendo sueños sin tener que ser parte de un mundo que aún no ve más allá de lo físico.  

Esta historia ha resaltado en las redes sociales y en medio de sus compañeras, en su infancia siempre fue rechazada y sufrió grandes episodios de depresión debido al buylling que le hacían sus compañeros en la escuela, pero su mamá siempre estuvo hay recalcándole lo hermosa que era y dándole a entender que eso que ellos decían ser un defecto no era más que una bendición con la cual ella iba a cambiar el pensamiento de las personas, sin duda este es un ejemplo a seguir y una historia de vida que todos debemos conocer para empezar a sentir más amor propio.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *