¿Qué tanto influyen las redes sociales con el voto real en Colombia?

 

Investigadores han encontrado que por cada 30 ‘me gusta’ podría haber tentativamente un voto real.

Según expertos en campañas políticas y uso masivo de redes sociales, lo que se viene para el país en las elecciones legislativas y presidenciales de este año puede ser un fenómeno interesante, pues se espera que en esta ocasión se vea una mayor materialización en la forma de votar, con respecto a lo que la ciudadanía expresa en estos medios.

 

Para Miguel Jaramillo, de la consultora Marketing Político y Gobierno, “en los últimos 7 años se ha generado un afianzamiento de la big data, que es la posibilidad de poder acceder a datos reales de votantes reales que va más allá del impacto métrico de las redes sociales”, lo que permite que muchos de estos posibles votantes se puedan contactar a través de diferentes sistemas y conocer una respuesta directa y una medición de su accionar.

 

Por su parte, Luis Ernesto Gómez, autor del libro ‘Googlecracia’, en el que analiza un nuevo modelo democrático que aprovecha la tecnología para transformar la relación entre gobernantes y gobernados, asegura que lo que ha marcado la diferencia de los ‘me gusta’ al voto real, es el empoderamiento ciudadano de la tecnología, en el que las redes sociales no funcionan solamente como un mecanismo de difusión de la información sino como mecanismo de organización y elección”.

 

Dos de los casos que más han llamado la atención en los últimos años en el país, fueron el de la ‘ola verde’ y el plebiscito por la paz. En el primer caso, miles de jóvenes parecían entusiasmados con las propuestas de Mockus (en las presidenciales de 2010), quien logró poner de moda temas como la legalidad, la decencia y el ‘no todo vale’, pero que no logró materializar este entusiasmo en las urnas. Para los expertos, eso fue producto, en parte, a que el uso de las redes sociales en la política del país aún era incipiente.

 

En el caso del plebiscito todo apuntaba a que el ‘Sí’ ganaría la consulta, pero ese 2 de octubre del 2016, el ‘No’ se impuso con el 50,21 % frente al 49,78 % de las personas que votaron a favor de la paz. En este caso, Jaramillo opina que faltó una mayor investigación en terreno sobre la percepción de los ciudadanos. “Tomó por sorpresa el voto vergonzante y el voto no expuesto públicamente”.

 

El voto joven

 

“En la actualidad a los jóvenes los mueven las ideas, proyectos de transformación social, la protección del medio ambiente, la igualdad, las iniciativas contra la corrupción, pero no los partidos políticos”, señala Gómez.

 

Con este panorama las campañas políticas que podrían transformar más ‘likes’ en votos serán, según los expertos, las que se esfuercen por realizar una buena segmentación de públicos y construir discursos que se dirijan a cada segmento poblacional, en donde se tenga en cuenta los intereses de los jóvenes y sus aportes para la construcción de programas de gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menu Title