Luna se convirtió en la mascota institucional de la Biblioteca Nacional

Foto: El Tiempo

La perrita fue adoptada en el año de 2016 cuando sufría grandes problemas de desnutrición.

La llegada de esta perrita criolla a la Biblioteca se dio en una noche cuando los vigilantes de turno esa noche del mes de octubre de 2016, y desde ese momento cuentan con la compañía de la mascota que los acompañaba en las rondas que hacían a lo largo de la noche. En primera instancia fue alimentada con todos los sobrados de comida de los vigilantes ya que se encontraba muy delgada por la falta de alimento.

Luna, el nombre que le dieron a la perrita, fue acogida principalmente por los altos directivos de la institución, ubicándole una cama provisional en el parqueadero mientras se le buscaba un hogar que se hiciera a cargo de ella. Al pasar los días, la perrita se fue convirtiendo en parte de la Biblioteca Nacional, puesto que los funcionarios empezaron a reunir dinero para comprarle concentrado y así recuperar el peso adecuado de la mascota ya que nadie se quería hacer cargo de su adopción.

Al pasar los días luna fue entrenada por la bibliotecaria quien con su voz exclama la palabra ‘’Neymar’’ Y la perrita de inmediato se tira al suelo y muestra su panza y mueve las patas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *