Colombia y Brasil firmarón el empate en Rancagua

Colombia juega bien. Es un equipo que sabe con el balón, de buen toque, rápidas transiciones de defensa a ataque, generadora de opciones. Todo maravilloso en el papel, pero le hace falta lo más importante: el gol. A lo largo de todo el Sudamericano sub-20 que se está llevando a cabo en Chile, el seleccionado nacional tan solo ha marcado dos goles: uno frente a Bolivia y el otro contra Chile, que le sirvieron para superar la fase de grupos. No obstante, es un problema que parece no se solucionará rápidamente.

En su debut frente al seleccionado de Brasil en el hexagonal final, nuevamente se fue sin goles. Con muchos suspiros, con sitaciones creadas importantes, pero con serios inconvenientes al momento de definir. Terminó con la manos vacías: un cero, en un compromiso en el que nuevamente ambos combinados se respetaron más de lo debido y en el que la zona defensiva siempre estuvo un paso por delante.

El compromiso fue una repetición de lo que el seleccionado dirigido por Arturo Reyes ha demostrado a lo largo del campeonato. Con el sinfín de virtudes y el mismo mal. Y fue precisamente el gol el que ha puesto a sufrir al seleccionado nacional más de lo esperado. La finalización de las jugadas no son las mejores, las decisiones de algunos jugadores son erradas y otros, simplemente han fallado en el control.

No obstante, contra Brasil, el seleccionado colombiano no contó con una opción real a lo largo de los 90 minutos. Sí, tuvo aproximaciones y llegadas que pudieron ser mejor aprovechadas, pero realmente lo único claro fue un remate de Iván Angulo que tapó el guardameta Phelipe. De resto, fue una compilación de malas decisiones, que llevó a la escuadra nacional a sufrir más de lo esperado.

Fue un error en el que cayeron todos: José David Enamorado , Dilan Ortíz Iván Angulo y Jáder Valencia. Hacían bien el trabajo previo, pero a la hora de definir o en el que la jugada pedía alguna decisión inteligente, aparecía la jugada individual, el intento de regate o los remates sin dirección. Por su parte, el jugador en el que todos han puesto sus ojos, Yeison Tolosa, en ocasiones aparecía y en otras, desaparecía.

Fue el segundo empate de Colombia frente a Brasil en este campeonato. Ambos sin goles. El cuarto desde noviembre, mes en el que jugaron dos partidos y ambos finalizaron igualados. Ambos seleccionados no han encontrado la fórmula para hacerse daño, para salir de la paridad, para encontrar ganador. Igualdad en el debut del hexagonal final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *