800.000 hectáreas consumidas por el fuego en Argentina

Fuertes lluvias en el norte e incendios en el sur, la pampa húmeda argentina soporta inclemencias que afectaron más de 800.000 hectáreas consumidas por el fuego o bajo el agua en el corazón agrícola ganadero del país sudamericano, aunque sin víctimas fatales, reportaron autoridades.

En la provincia de La Pampa (centro), en el norte de la de Río Negro y al sur de la de Buenos Aires los incendios ya han consumido más de 600.000 hectáreas desde que una tormenta eléctrica desató varios focos a finales de noviembre en pleno verano austral.

El fuego devoró campos de pasturas fértiles y causó mortandad de hacienda con pérdidas que se estiman millonarias.

“Todos nuestros referentes provinciales describen escenarios de fuertes pérdidas, con serias afectaciones en nuestras producciones regionales, si bien aún no se puede cuantificar la magnitud de dichas pérdidas”, sostuvo en un comunicado este miércoles Coninagro, que agrupa a cooperativistas agropecuarios.

Las altas temperaturas, la sequía y sucesivas tormentas eléctricas propagaron los incendios que este miércoles aún tenían al menos “12 focos activos”, según Ariel Toselli, vicepresidente de la Federación Agraria Argentina y productor de La Pampa.

Sólo en la provincia de La Pampa se contabilizaban este miércoles “unas 600 mil hectáreas quemadas desde noviembre, 160.000 de ellas aún bajo fuego activo”, dijo a la AFP Cristian Muñoz, de Defensa Civil.

“Las características de este tipo de eventos son muy difíciles para trabajar con un avión hoy, porque los vientos rondan los 50 km/h con alguna ráfaga de 60 o 70 km/h”, explicó Guillermo Berisone, director del Servicio Nacional de Manejo del Fuego, presente en la zona de desastre con vehículos especiales y decenas de brigadistas.

En el norte de la Pampa húmeda, la situación es diametralmente opuesta. En la provincia de Santa Fe y norte de Buenos Aires miles de hectáreas dedicadas a la ganadería y a la agricultura están bajo el agua con carreteras anegadas y cuantiosas pérdidas.

El gobierno de la provincia de Santa Fe (centro) resolvió este miércoles extender para los productores la situación de emergencia que regía hasta el 31 de diciembre y que contempla prórrogas impositivas y facilidades para sortear la crisis.

“El panorama es preocupante tanto en las poblaciones urbanas como en las productivas. La cuenca láctea del departamento de San Martín y la franja de Castellanos (oeste de Santa Fe) está seriamente comprometida”, dijo el ministro de Producción de Santa Fe, Luis Contigiani.

AFP – Periódico Amarillo

 

Menu Title