Uribe golpea al tribunal de crímenes de guerra de Colombia en un distrito victimizado bajo su vigilancia

 

El ex presidente de Colombia, Alvaro Uribe, celebró el hundimiento de un acuerdo de paz con los rebeldes de las FARC en el distrito de Medellín que demandó con éxito al estado por crímenes de guerra cometidos bajo su vigilancia.

 

El ex presidente subió al escenario en la Comuna 13 de Medellín, donde las fuerzas de seguridad y los paramilitares llevaron a cabo una ofensiva contra las milicias izquierdistas en la “Operación Orión” meses después de que Uribe fuera elegido presidente.

 

Las autoridades locales se han embarcado recientemente en una nueva misión para localizar a las víctimas desaparecidas durante y después de la operación (para) militar.

 

La Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó el año pasado al Estado colombiano por crímenes de guerra cometidos en la operación.

 

Hace poco más de un año, una coalición de opositores a un proceso de paz de Uribe hundió un acuerdo de paz, incluido un tribunal de justicia de transición encargado de procesar a los implicados en crímenes de guerra.

 

El controvertido ex presidente se ha opuesto al acuerdo de justicia y ha pedido un sistema de justicia que solo intente cometer crímenes de guerra presuntamente cometidos por las guerrillas marxistas.

 

Uribe estuvo acompañado por su ministro de Defensa en la época de la Operación Orión, Marta Lucia Ramírez, y el ex gobernador de Antioquia Luis Alfredo Ramos, quien es investigado por sus presuntos vínculos con la ya desaparecida organización paramilitar AUC.

 

El partido del Centro Democrático de Uribe publicó una foto del hijo de Ramos, el senador Alfredo Ramos, vistiendo una camiseta diciendo “No a la Jurisdicción Especial por la Paz”.

 

En el distrito de Medellín que más sufrió los crímenes de guerra cometidos por las fuerzas del estado, Uribe atacó el sistema de justicia transitorio JEP que fue acordado en un acuerdo de paz revisado en noviembre.

 

Según Uribe, el gobierno de su sucesor Juan Manuel Santos, ganador del Premio Nobel de la Paz, usó fondos de lava para “arrodillar a los congresistas para que votaran a favor de la ley del JEP”.

Los lugareños protestaron la semana pasada por otra visita de Uribe, alegando que “insultó” a las víctimas de crímenes de guerra.

 

Un tribunal de Medellín ha ordenado la investigación criminal de la supuesta promoción del presidente de la violencia paramilitar. Esta investigación podría ser llevada a cabo por el tribunal de justicia de transición.

 

La Corte Penal Internacional también ha presionado a la Fiscalía General de Colombia para que procese a decenas de altos funcionarios militares que presuntamente son responsables de la ejecución masiva de civiles cuando Uribe fue respaldado por Estados Unidos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *