Una empresa que embotella y distribuye refrescos para PepsiCo en México, Grupo Gepp, ha cerrado su planta

Una empresa que embotella y distribuye refrescos para PepsiCo en México, Grupo Gepp, ha cerrado su planta en la ciudad de Ciudad Altamirano citando amenazas de pandillas.

La medida se produce menos de tres meses después de que la rival de Pepsi, Coca-Cola Femsa, también cerrara su planta allí.

Los trabajadores dijeron que habían sido amenazados por bandas del crimen organizado que exigían “dinero de protección”.

A principios de este año, el departamento de estado de EE. UU. Advirtió sobre viajes a la región debido a la violencia de pandillas.

‘Zona de guerra’

Cerca de 100 trabajadores fueron empleados en la planta de embotellamiento en Ciudad Altamirano, que se encuentra en Guerrero, uno de los estados más severamente afectados por la violencia de las pandillas.

Grupo Gepp dijo en un comunicado que el cierre fue solo temporal, pero los trabajadores dijeron que temían perder sus trabajos para siempre.

La compañía dijo que ya no se daban “las condiciones necesarias para garantizar la distribución continua”.

Lo más buscado de México: una guía para los cárteles de la droga

México: las detenciones no logran reducir la violencia

Los conductores dijeron que habían sido detenidos por pandilleros que amenazaban con hacerse cargo de sus camiones si no les pagaban.

Varias bandas criminales están activas en la región y su guerra territorial ha visto un aumento en la violencia que llevó al departamento de estado de Estados Unidos a prohibir a sus empleados viajar a Guerrero.

“Los grupos armados operan independientemente del gobierno en muchas áreas de Guerrero”, advierte en su sitio web de consejos de viaje.

“Los miembros de estos grupos con frecuencia mantienen barricadas y pueden usar la violencia contra los viajeros”, dice.

El presidente de la Alianza Nacional de Pequeñas Empresas, Cuauhtémoc Rivera, comparó a Ciudad Altamirano con una “zona de guerra”.

Le dijo al periódico El Sol de México que las bandas criminales habían progresado desde robar camiones hasta atacar directamente a los centros de distribución.

Dijo que las empresas locales se vieron afectadas porque las empresas de distribución estaban reduciendo el número de entregas que hacían en la zona debido a los temores de seguridad.

“Hay mucho miedo, la gente no se atreve a hablar”, dijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *