Se dispara el hurto de bicicletas en las principales ciudades del país

 

Esta situación ha generado que los delincuentes vean en las bicicletas un rentable negocio. Al menos 20 personas, tan solo este año, han perdido la vida por intentar oponerse a un robo.

 

Quizá por llenar los vacíos que deja el deficiente servicio de algunos sistemas de transporte del país o simplemente por echarle ‘una mano’ al planeta, la población de usuario de la bicicleta en los últimos cinco años se ha incrementado sustancialmente.

 

En Bogotá, que es una ciudad referente a nivel Latinoamérica con casi 900.000 viajes diarios y alrededor de dos millones de usuarios, tan sólo este año se han recibido más de 800 denuncias de robos, es decir unos seis robos diarios. Aunque más de la mitad han sido recuperadas, preocupa un subregistro que podría triplicar estas cifras.

 

“Tenemos desde las 5 a.m. hasta las 11 p.m. cubiertas las ciclorrutas a nivel Metropolitana de Bogotá, de tal manera que todos nuestros biciusuarios deben estar seguros en las ciclorrutas, indudablemente hay situaciones en la que nos falta, pero estamos trabajando día a día para poderle cumplir a nuestra ciudadanía”, indicó el coronel Óscar Daza, comandante de la Fuerza Disponible de la Policía de Bogotá.

 

Hoy se incentiva el uso de la bicicleta de la mano de un plan de contingencia para frenar el hurto. Una de las alternativas, en las que ya se trabaja y que ha sido probada con éxito a nivel mundial es la marcación con la que se espera disminuir el delito en al menos un 30%.

 

Juan Pablo Bocarejo, secretario de Movilidad de Bogotá, dijo que “la idea es que podamos usar las tecnologías, ojalá podamos de alguna manera plantear un registro fácil tipo página de Internet o App que nos permita tener esta información, que esta información sea clave para la Policía y en caso de recuperar la bicicleta saber de quién era y facilitar su devolución”.

 

Las autoridades realizan constantes operativos en lugares donde se ha denunciado la venta de partes robadas y hacen un llamado para que no se adquieran estos elementos, pues mientras exista el comprador existirá quien cometa el delito para continuar la cadena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *