Santos confiesa un dilema: ‘¿Romper o no con el Eln?’

 

Actos violentos de esa organización no han facilitado el comienzo del quinto ciclo de negociaciones.

 

El presidente Juan Manuel Santos, confesó el día de ayer, que se encuentra en un fuerte “dilema” íntimo: por un lado esta en romper las negociaciones de paz con el ELN, como quiere la opinión pública, o insistir en los diálogos, para encontrar el camino de la paz y salvar vidas.

 

Al realizar su intervención ante el Consejo Mundial de Iglesias, en Bogotá, el mandatario se notó de verdad confundido ante esa situación.

 

“¿Sigo insistiendo (en el diálogo) o rompo, como quiere la opinión pública?, porque hoy toda la opinión está en favor de romper los diálogos”.

 

Las negociaciones de paz con esa guerrilla entraron en un periodo de estancamiento desde el pasado 9 de enero, cuando actos violentos de esa organización no facilitaron el comienzo del quinto ciclo de negociaciones.

 

“Nos sentamos con ellos y el 9 de enero de este año dijimos: vamos a hacer un receso. Ellos no quisieron aceptar que prolongáramos el cese del fuego. Nos íbamos a sentar a renegociar un nuevo cese del fuego y a las dos horas comenzaron otra vez con sus ataques terroristas”, manifestó el presidente.

 

La posibilidad de un acercamiento y entendimiento político con el ELN ha empeorado más, debido a que a medida que el Gobierno ha intentado reanudar las conversaciones, esa guerrilla recurre a más actos violentos, entre ellos se destacan el asesinato de 6 policías en Barranquilla el pasado 28 de enero, y otros 5 el pasado martes en Tibú, Norte de Santander.

 

Unas horas antes del atentado que cobró la vida de los cinco soldados en Tibú, el pasado martes, Santos había contemplado la posibilidad de reanudar las negociaciones en Quito, pero hechos como ese diluyen más y más la capacidad de discusión política con esa guerrilla.

 

Frente a decenas de líderes cristianos, Santos reflexionó el miércoles una y otra vez. “Cuántas vidas cuesta romper los diálogos en este momento o cuántas vidas nos vamos a ahorrar si seguimos insistiendo, pero exigiendo un mínimo de coherencia”, dijo el mandatario.

 

Santos parece dispuesto a intentarlo, solo con el ánimo de evitar la pérdida de vidas que genera el conflicto.

“Estos son los dilemas que tiene un gobernante, sobre todo cuando tiene que construir paz”, confesó Santos, para preguntarse luego en un tono propio de quien no quiere equivocarse: “¿A quién le consulta uno ese tipo de decisiones?”.

 

Posterior a ello el presidente se mostró descontento de tener una contraparte a la que “le falta total coherencia” en la búsqueda de la paz que dice tener, y sin “credibilidad” para cualquier diálogo hacia el futuro.

 

Y se alegan como razones de esas circunstancias el hecho de que no tengan una unidad de mando clara y una estructura federada, pues esta organización cuenta con el respaldo incondicional del Gobierno de Venezuela que protege en su territorio a los miembros de su cúpula.

 

Santos culminó su intervención con la misma pregunta: “… ¿Cuántas vidas nos vamos a ahorrar si seguimos insistiendo, pero exigiendo un mínimo de coherencia?”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *