San Ignacio: una obra maestra del Barroco se reabre en Bogotá

3 meses .

 

Cerrado al público durante 14 años, ya que se sometió a una restauración masiva, el secreto una vez mejor guardado de la arquitectura barroca en Bogotá, la Iglesia San Ignacio, fue reinaugurado el mes pasado con una ceremonia religiosa por orden de la Compañía de Jesús, que consideran la iglesia su primer punto de apoyo en lo que una vez fue la colonia de Nueva Granada.

 

Fundado en 1605 por el jesuita italiano Juan Bautista Coluccini, e inspirado en la Iglesia de San Ignacio de Loyola en Roma, San Ignacio es parte del seminario de San Bartolomé, que adorna la Plaza de Bolívar, y se encuentra a una cuadra al sur del la catedral principal de la ciudad. La construcción duró casi un siglo, terminando en 1691, y resultó en un interior bellamente decorado con pinturas de maestros coloniales. La pieza central de la iglesia es una cúpula rodeada de frescos.

 

Pero, menos de un siglo después de la inauguración de la iglesia, los jesuitas fueron expulsados ​​de la colonia y la iglesia pasó a llamarse San Carlos en honor del rey Carlos III. Sirvió como la vicecatedral durante la construcción de la Catedral de Primatial, debido a su proximidad a la plaza principal de la ciudad.

 

San Ignacio alberga una de las colecciones más importantes del arte de Nueva Granada, con lienzos de Gregorio Vázquez de Arce y Ceballos, considerado el pintor más importante de la época colonial española en el Nuevo Mundo. Los frescos de la capilla de San José fueron pintados por el jesuita del siglo XIX Santiago Páramo.

 

La reinauguración ha culminado una década de restauración que incluyó una recuperación total de la bóveda central, con obras arquitectónicas y estructurales, así como la recuperación de los elementos decorativos y simbólicos de este sitio histórico. La cúpula, techo de la nave occidental, también fue rescatada de la decadencia, con artesanos prestando atención a los detalles finos. La iglesia también fue reforzada para ser resistente a los terremotos, con las escaleras occidentales y orientales de la torre completamente reconstruidas.

 

La Pontificia Universidad Javeriana, también una institución jesuita, llevó a cabo los estudios técnicos, que prepararon el terreno para la restauración. El Ministerio de Cultura y el Instituto de Patrimonio Cultural de la ciudad también respaldaron la restauración que costó US $ 3,7 millones. La ceremonia de reapertura fue presidida por el rector de la Universidad Javeriana, padre Jorge Humberto Peláez; el representante de los jesuitas el padre Francisco de Roux y el presidente Juan Manuel Santos. Según Santos, el gobierno ha invertido 77 millones de dólares en rescatar el legado patrimonial de este país.

 

Comentarios

Menu Title