Positivo balance de Guajira Azul dejó recorrido de Minvivienda por el departamento

Riohacha, La Guajira, sábado 06 de julio de 2019 (MVCT). Con el objetivo de hacer un seguimiento detallado del avance del programa Guajira Azul, trabajar más cerca de la región y entender las necesidades desde el territorio, el ministro de Vivienda, Ciudad y Territorio, Jonathan Malagón, y el viceministro de Agua, Jose Luis Acero, viajaron hoy hasta ese departamento para supervisar las obras y dialogar con la comunidad.

El equipo del Gobierno Nacional inició la jornada visitando la pila pública ubicada en la zona de La Tuna.

“Estamos muy complacidos de estar aquí porque no somos un gobierno que le hace seguimiento a sus iniciativas desde un escritorio en Bogotá, somos un gobierno que se debe a las regiones. Con las Pilas Públicas estamos solucionando una gran problemática que históricamente ha tenido la población de la Alta Guajira, este sistema permite que ya no tengan que caminar largas distancias para conseguir agua que, además, no era potable; ahora caminan en promedio 2 kilómetros por agua 100% apta para el consumo humano”, dijo el Ministro.

“Estamos aquí para recoger experiencias de cómo les ha ido a las comunidades con estos primeros módulos, y una propuesta que sale hoy es el cerramiento para que en las horas en las que no se esté recogiendo agua se proteja la infraestructura, eso lo vamos a empezar a implementar no solo en esta pila, sino también en las que están en construcción. Adicionalmente, queremos que las Pilas Públicas no solo sean un punto de recolección de agua, sino un gran punto de encuentro de la comunidad Wayúu”, agregó.

“Constatamos de primera mano el impacto que tienen las Pilas Públicas en la vida de las comunidades, la pila de La Tuna beneficia a 18 comunidades; 1.100 personas que ahora tienen agua potable. Queremos acercarnos a las comunidades y verificar cuál es el resultado real y directo que tienen nuestras obras e iniciativas en los territorios”, puntualizó el viceministro de Agua, Jose Luis Acero.

Carmen Barliza, líder comunitaria y una de las beneficiarias de esta pila, explicó cómo le ha cambiado la vida este nuevo sistema. “Antes de llegar las pilas, qué necesidad tan grande teníamos nosotros para consumir agua, teníamos que recorrer 8 kilómetros y el agua no era apta para el consumo, ahora tenemos agua potable y estamos muy contentos. En las pilas contamos con un operador que lleva el control del agua, un administrador, un auxiliar contable y todo eso se ha logrado sostener gracias al componente social”.

Le puede interesar: Personería de Bogotá inhabilitó a exalcaldes de las localidades San Cristóbal, Kennedy y Rafael Uribe Uribe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *