Paquita la del Barrio y Marco Antonio Solis, descrestaron a Bogotá

Cerca de 11 mil personas fueron testigos del derroche de talento tanto de Paquita como de Marco Antonio, y es que cada uno, a su estilo, encantó al público con su humildad, buen sentido del humor, y por supuesto, esas canciones para dedicar, llorar, reír, cantar a grito y herido y tomarse unos traguitos.

Hacia las ocho de la noche Paquita la del Barrio saltó al escenario con su grupo de mariachis. Conmovió su entrada en medio de lágrimas, pues recordemos que en días pasados estuvo delicada de salud. “Dios no me dio permiso de irme, porque yo tenía que cumplir una cita con Colombia”, se le escuchó decir con la voz entrecortada.

Sin embargo, a pesar de sus días malos, la mexicana se entregó completamente a su público y como ya los tiene acostumbrados, les dio dosis altas de sarcasmo, fuerza femenina y pullas en contra de los hombres.

Dentro de su repertorio se escucharon canciones como Tres veces te engañé, Cheque en blanco y Me saludas a la tuya. “Ni balas de salva, no disparas nada pobre pistolita. Toda la noche me pasé esperando, soñando a solas mientras tú roncando, pobre pistolita no disparas nada, ni de vez en cuando”, se le escuchó cantar Pobre pistolita, mientras su público, y en especial las mujeres, no paraban de reír y de apoyarla.

En medio de su presentación también le hizo un homenaje a esas canciones icónicas mexicanas, que más de un latino ha escuchado en medio de las fiestas y las noches de tragos. Así que de la voz ronca de Paquita, salieron nuevas versiones de Pa’ todo el año de José Alfredo Jiménez y Acá entre nos de Vicente Fernández.

Por supuesto, al final de esta tanda de despecho y de dolor, Paquita no se podía ir sin esa canción que la inmortalizó: Rata de dos patas. “Rata de dos patas, te estoy hablando a ti, porque un bicho rastrero, aún siendo el más maldito, comparado contigo se queda muy chiquito”, decía Paquita mientras el público del Movistar Arena, de pie, la ovacionaba y le daba las gracias por no rendirse a pesar de su debilidad.

Aunque Paquita puso la vara alta, lo cierto es que Marco Antonio salió al escenario con todas la ganas de devorarse el mundo.

Su presentación estuvo cargada de color, coreografías, amor a su público y su México querido. Alguna persona en redes sociales aseguraba que Marco Antonio era el perfecto psicoanalista, y no mentía, y es que, durante las cerca de tres horas de show que le regaló a los colombianos, se convirtió en la terapia perfecta de las personas que asistieron con el corazón roto o simplemente querían escapar luego de una jornada de trabajo estresante.

“Este hombre no tiene canción mala”, hablaban un par de mujeres, mientras una pareja de novios las miraban en silencio y acentuaban con la cabeza. Y es que, nadie podría decir lo contrario al poder en escuchar en vivo y en seguidilla, temas como O me voy o te vas, Tu cárcel, Navidad sin ti, Si no te hubieras ido, Mi eterno amor secreto y ¿A dónde vamos a parar?

La noche tristemente no podía ser para siempre y el ídolo mexicano se despidió con una sobredosis de clásicos. Primero les regaló a los colombianos una versión muy alegre de La venia bendita, y no siendo suficiente con eso, remató la noche con Más que tu amigo. Dos temas con los que Marco Antonio dejó claro que es un artista de las viejas y las nuevas generaciones, porque, tanto adolescentes como mamás, abuelas, tías y demás, se movieron, lloraron y se abrazaron sin dejar de ver a ese ‘Buki’ de todos los tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *