OEA activa pacto para actuar contra dictadura en Venezuela

Con 16 votos a favor, los países que conforman el TIAR lo aprobaron este lunes en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos, en Nueva York.

Así lo anunció el canciller Carlos Holmes Trujillo:

“Me permito informar que en la reunión de consulta de ministros de relaciones, actuando como Órgano de Consulta del TIAR, se discutió la resolución y, puesta a consideración esta resolución, fue aprobada con 16 votos a favor, uno en contra, una abstención y una ausencia”.

Uruguay votó en contra, Trinidad y Tobago se abstuvo y Cuba estuvo ausente.

La activación del TIAR es la decisión más extrema, pues abre las puertas a una eventual intervención militar, aunque Trujillo lo ha negado, y explicó las sanciones económicas y humanitarias a las que se comprometen estos países.

El canciller aseguró que los países se comprometen a “identificar a personas y entidades asociadas a Nicolás Maduro involucradas en actividades ilícitas de lavado de activos, tráfico ilegal de drogas, terrorismo y su financiación y vinculadas a redes de delincuencia organizada trasnacional y utilizar todas las medidas disponibles para investigar”.

Además, de “perseguir, capturar, extraditar  y sancionar con el congelamiento de los activos” que tengan en el territorio de los países firmantes.

El Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) es un mecanismo de ayuda militar extranjera que doce países americanos, de los veinte que en su día lo rubricaron, han propuesto reactivar ante la amenaza que a su juicio supone la crisis venezolana para la región.

El tratado lo integran Argentina, Bahamas, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, Trinidad y Tobago, Estados Unidos, Uruguay y Venezuela, además de Cuba.

Cuba no participa en el mecanismo pero nunca se retiró del pacto y en esta reunión Venezuela estuvo representada por delegados de Guaidó, ya que la cita había sido convocada en el seno de la OEA, organización que lo reconoce como presidente interino.

Según un alto funcionario del Departamento de Estado, el TIAR es un mecanismo muy útil de presión económica y diplomática y para imponer sanciones que Estados Unidos desea apliquen más países contra Venezuela.

“Hay un gran número de países en el hemisferio que no tienen muchas bases legales en sus leyes internas para la imposición de este tipo de sanciones de las cuales estamos hablando”, dijo el diplomático antes del anuncio.

Julio Borges, el encargado de las Relaciones Exteriores de Guaidó, explicó con que este paso se conforma en la región una unidad de investigación e inteligencia contra la corrupción, el blanqueo de capitales y las violaciones a los derechos humanos.

“Se va a actuar como un solo cuerpo en la región”, dijo. “Es una decisión vinculante para toda la región”, agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *