NO ERA UN MUERTO, ERA OTRA COSA…

Autoridades de Transito y Transporte realizaban en la mañana del pasado lunes 26 de agosto un reten en la vía que conduce de Pamplona a Cúcuta, en Norte de Santander, dentro del reten fue llamado a inspección un coche fúnebre, en el cual se encontraba un ataúd, lo que las autoridades nunca esperaron es que el mismo estaba cargado con 300 kilos de marihuana.

El hecho ocurrió en la vía Presidente-Pamplona, a la altura del kilómetro 66, sector El Cementerio, donde las autoridades de Tránsito de la Policía de Norte de Santander, realizaban operativos de registro y control y al revisar una carroza fúnebre, que se supone debería llevar un muerto, los uniformados hallaron dentro del ataúd muchas panelas repletas de marihuana. En total eran 514 paquetes, para un total de 300 kilos del alcaloide.

Tal vez por pensar que por ser una urna no la iban requisar, el conductor de una carroza fúnebre se atrevió a llenarla con paquetes de droga y trató de pasar el cargamento de estupefaciente frente a los puntos de control de la Policía de Carreteras.

Según las primeras versiones y el manifiesto de transporte, la carroza habría salido desde el Valle del Cauca y tenía como destino Cúcuta.

El conductor capturado; el coche fúnebre y los estupefacientes fueron dejados a disposición ante la Fiscalía local de Pamplona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *