Los nuevos cambios que tendrá Transmilenio

En el 2019, muchos de los cambios por los que pedían a ‘gritos’ los usuarios para tener mayor calidad en el servicio empiezan a verse ‘rodar’: 1.441 buses nuevos – 67 por ciento biarticulados y 33 por ciento articulados– entran en circulación en el segundo semestre de este año.

Sin embargo, estos nuevos gigantes ‘rojos’ no llegan solos, vienen acompañados de cambios que modernizan la operación en el sistema. La redistribución de las sillas, el uso de nuevas tecnologías, cámaras de seguridad y uniformes para los conductores, son algunas de las innovaciones que prometen mejorar el servicio. Adicional, estaciones, portales y patio talleres serán intervenidos para recibir a los nuevos biarticulados.

Con estos cambios para la Fase I y II, TransMilenio (TM) aumentará la movilización en 140.000 cupos adicionales.

María Consuelo Araújo, gerente de TransMilenio, dijo que, “vamos a tener la renovación del 71 por ciento de la flota, con buses más limpios, más cómodos, que van a ser más confiables para nuestros usuarios, porque tendrán un servicio de calidad por muchos años más”, afirmó la funcionaria.

Más espacio interno

Los biarticulados tienen una distribución de los asientos de forma paralela, lo que permite optimizar en un 15 por ciento el espacio del pasillo del bus. Esto mejora el tránsito de los pasajeros al interior del automotor, se reducen las aglomeraciones en las puertas y el contacto entre viajeros.

Para las personas en condición de discapacidad visual, pueden ingresar con su perro lazarillo, así mismo cuenta con espacio para personas en sillas de ruedas.

Mejor calidad del aire

El 51 por ciento de los buses nuevos son a gas natural, lo cual reduce 99,9 por ciento la emisión de material particulado (MP), con respecto a la flota que actualmente opera.

El total de buses GNV (Gas Natural Vehicular) es de 741; de ellos, 179 articulados y 562 biarticulados. De igual forma, 298 articulados y 402 biarticulados contarán con tecnología diésel- Euro V. Con el cambio de la tecnología que se implementará, al pasar de Euro II a Euro V con filtro, se lograría tener reducciones de emisiones contaminantes de hasta un 87 por ciento. Igualmente, se alcanzará una reducción cercana a las 10 toneladas de material particulado por año en la ciudad.Actualmente la flota que se encuentra próxima a cumplir su ciclo, está generando 17,2 toneladas de MP por año.

Sistema inteligente

Los nuevos buses contarán con un sistema de cámaras de seguridad: en los biarticulados habrá 13 cámaras (11 internas y 2 externas), y 11 en los articulados, en las que se registrarán incidentes de accidentalidad, hurtos, riñas, vandalismos y cualquier otro tipo de delito.

En el interior de cada vehículo se implementará una función de alarma, a través del ‘botón de pánico’, que reporta el caso al centro de gestión asignado por TransMilenio; este sistema enviará las imágenes producidas por la alarma en menos de 60 segundos.

                                                                                                                                             Los buses cuentan con sensores de peso, que se activarán cuando el bus alcance su mayor capacidad de carga permitida. Así mismo, la entidad trabajó en un nuevo diseño operacional que permitirá mejorar los tiempos de frecuencias y agilidad en la circulación de los usuarios en las estaciones.

Imagen transformada

Como parte de la renovación, los más de 25.000 operarios del sistema tendrán uniformes diseñados de acuerdo con sus necesidades. Adicional a esto, en compañía del Sena, se han certificado 31 instructores en biarticulados, quienes instruirán a los nuevos conductores que ingresan al Sistema. Cerca de 90 personas se capacitarán en tres cursos en seguridad vial y regulación de tráfico.

Nueva cara para la ciudad

Para Omar Oróstegui, director del programa Bogotá Cómo Vamos, “es positivo para la ciudad la renovación de la flota y la incorporación de motores con mejores tecnologías. Los resultados de este proceso no son inmediatos, pues falta mejorar y adecuar estaciones para que puedan parar los biarticulados; también, acondicionar el espacio en los patio talleres y seguir trabajando en otros frentes: torniquetes antievasores, seguridad en los buses y control a las ventas informales, entre otros”, comentó el director.

Patio talleres, estaciones y portales se adaptan para recibir a los ‘rojos’

Las Américas, Calle 80, Caracas Sur, y las NQS y Suba son las troncales que desde ya se preparan para la renovación de TransMilenio.

Con una inversión de $125.000 millones se llevarán a cabo dos tipos de remodelaciones: la ampliación de 33 vagones y la construcción de otros 12, en un total de 45 estaciones. Tales obras de infraestructura son necesarias para ‘abrirles las puertas’ a 1.441 buses biarticulados, que rodarán durante este año en la ciudad.

Durante el 2018 se adecuaron 15 estaciones de TransMilenio para la parada de los primeros biarticulados que llegaron a la ciudad, pues estos tienen tres vagones, lo que significa que se deben abrir tres puertas y ninguna de las estaciones estaba preparada para esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *