Los candidatos presidenciales menos sonados en Colombia


Algunos de los candidatos presidenciales de Colombia tienen una calificación de desaprobación tan alta que sus posibilidades de ganar en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales son prácticamente inexistentes.


Esto es principalmente un problema para los candidatos socialistas del país que han sido estigmatizados durante mucho tiempo como simpatizantes de los grupos guerrilleros FARC y ELN.


Curiosamente, los miembros de las dinastías políticas corruptas de la capital de Bogotá están empezando a experimentar una resistencia electoral similar.


Piedad Córdoba


La ex senadora Piedad Córdoba, amiga personal del último presidente venezolano, Hugo Chávez, sufre la mayor parte de una alta calificación de desaprobación, según una encuesta realizada por Invamer.


La socialdemócrata tiene una calificación de desaprobación del 58,1% tras años de afirmaciones sin fundamento de que era aliada del grupo guerrillero FARC.


Gustavo Petro


El ex alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, quien se desmovilizó con el grupo guerrillero M-19 hace más de 25 años, puede contar con la desaprobación del 41,1% de los colombianos.


El socialdemócrata es cuarto en la carrera presidencial con el apoyo del 10,4%, según el encuestador. Sin embargo, sus posibilidades en una segunda ronda posible son delgadas. Su alta calificación de desaprobación haría altamente improbable una aprobación mayoritaria.


German Vargas Lleras


El ex vicepresidente alemán Vargas Lleras es segundo en la encuesta Invamer con el apoyo del 12,5% de los votantes.


El político de la dinastía asociado con muchos de los escándalos de corrupción en curso del país está sufriendo, sin embargo, de una calificación de la desaprobación del 34%.


Esto haría que competir contra el actual # 1, Sergio Fajardo, difícil como el relativamente desconocido ex gobernador de Antioquia tiene una calificación de desaprobación mucho menor, 16.4%.


Clara López


La ex ministra del Trabajo, Clara López, tiene la cuarta calificación de desaprobación más alta de todos los candidatos, 28.5%.


El socialdemócrata López, otro político de la dinastía, fue expulsado del partido de oposición socialista Partido Demócrata después de aceptar un puesto en la administración del presidente Juan Manuel Santos.


El candidato sólo puede contar con el 3,2% de los votos. Esto, combinado con su alta calificación de desaprobación, hace prácticamente imposible que López llegue a una segunda ronda de votación.


 Rodrigo Londoño


Rodrigo Londoño, ex comandante militar de las FARC, es el quinto candidato presidencial menos popular.


El presidente del partido político de la ex guerrilla probablemente sería desaprobado de más si los encuestadores usaban su nombre de guerra más conocido, “Timochenko”, en lugar de “Timoleón Jiménez”.


El presidente del partido político de las FARC no ha expresado interés en presentarse a la presidencia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *