Los bogotanos marcan “negativo” en seguridad, revela encuesta

La Cámara de Comercio de Bogotá lo publicó dos veces al año sobre seguridad en la capital, y revela una disminución constante de los delitos violentos, así como una percepción desconcertante de que la seguridad se está deteriorando.

 

El estudio Encuesta de Percepción y Victimización consultó a 8,700 personas en las 19 localidades de la capital, compilando sus respuestas a preguntas de gran alcance, tales como: ¿Ha sido víctima de un delito en los últimos seis meses? ¿En qué parte de la ciudad te sientes más inseguro? ¿Conoces a la policía de tu barrio?

 

Durante la última década, el CCB (acrónimo de la Cámara de Comercio de Bogotá) ha realizado estas encuestas detalladas, y que, según las autoridades, son los datos más precisos sobre la situación de seguridad en Bogotá. El último estudio de la consultora Yanhaas SA afirma un margen de error del 3%.

 

Según la encuesta, el 50% de los bogotanos considera que la situación de seguridad ha empeorado durante los primeros seis meses de 2017, un aumento del 9% con respecto al mismo período del año pasado (41%). Este salto es significativo, ya que refleja un estado de pesimismo entre el público, a pesar de muchas estadísticas positivas en el informe para demostrar lo contrario. Para la Secretaría de Seguridad de Bogotá, Daniel Mejía parte de la culpa del pesimismo tiene que ver con una oleada de bombardeos que sacudieron la capital y lamentablemente cobraron la vida de inocentes. El 19 de febrero, en el barrio de La Macarena, un explosivo colocado en una puerta detonó matando a un oficial de policía. El ataque fue atribuido a un frente de milicias urbanas de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN). Luego, el ataque terrorista dentro del centro comercial Andino el 18 de junio que mató a tres mujeres e hirió a docenas.

 

La Secretaría también reconoció que la sección de Percepción de este estudio se basa precisamente en la percepción que a menudo, aunque no siempre, coincide con la verdad. Según Mejía, el negativismo generalizado también se ha visto exacerbado por las redes sociales y cita varios ejemplos donde los periodistas inventaron historias de robos en supermercados, secuestros de niños que supuestamente tuvieron lugar en la capital colombiana, cuando de hecho ocurrieron en Brasil meses atrás.

 

Un hecho importante que surge de esta encuesta es la disminución del 14% en los homicidios en comparación con 2016. Si esta tendencia a la baja continúa hasta el final del año, la tasa de homicidios en esta ciudad de 8 millones será la más baja en medio siglo o 14 asesinados por cada 100,000.

 

Ahora algunos detalles valientes sobre lo que realmente está sucediendo en nuestras calles. De los 8.700 encuestados, el 14% afirmó haber sido víctimas directas de un delito durante los primeros seis meses del año. Otro 26% sabía de alguien dentro de su núcleo familiar. Con una victimización total del 40%, el crimen más común en Bogotá sigue siendo el atraco – conocido en español como “raponazo” – y la mayoría de los casos (39%) tienen lugar en la calle, seguidos del transporte público (29%), compras centros comerciales (20%).

 

Los teléfonos celulares son los artículos más codiciados para los ladrones que representan el 40% de todos los artículos robados. Las pertenencias personales (joyas) se encuentran en segundo lugar (26%) y efectivo (21%) en tercer lugar. Según la Encuesta, estas estadísticas no han cambiado desde 2016. Mejía afirmó que el robo de teléfonos celulares es un grave problema de aplicación de la ley para esta administración, ya que el tráfico está controlado por “grupos criminales internacionales”.

 

Parece que los bogotanos y la policía se están ganando mutuamente la confianza, afirma la encuesta. Mientras que solo el 15% cree que puede recuperar un objeto robado acudiendo a la policía, el 31% cree que se deben denunciar los delitos. Este porcentaje es casi el doble desde el primer semestre de 2016. En enero de este año, entró en vigencia un nuevo Código policial, con nulidades estrictas por desobedecer las reglas de tráfico, insultar a un policía, mantener la rumba después de la medianoche, entre otros delitos menores. Pero, aunque la policía hará su parte con el papeleo, los Bogtanos desconfían fundamentalmente del sistema de justicia. Las instituciones con mayor calificación de favorabilidad en términos de seguridad, son el Ejército (55%), los Comisarios Familiares (26%) y la Policía Nacional (23%).

 

Se cree que los puentes y parques son más inseguros que antes, a pesar de que la alcaldía de Enrique Peñalosa avanza con proyectos de embellecimiento, instala unas 1.700 cámaras de CCTV este año, y mejora el alumbrado público en los parques.

 

La encuesta señala que el sistema de tránsito masivo de la ciudad, TransMilenio, es el lugar donde los bogotanos se sienten más vulnerables a la delincuencia, con un 50% que cree que la inseguridad ha aumentado. En 2016, este número se situó en el 36%.

 

Al igual que muchas encuestas publicadas por la ciudad, hay espacio para la interpretación. Lo que pretende hacer Encuestra es brindar a los ciudadanos una visión general de lo que la policía ya sabe, así como recomendaciones para ser más proactivos en lo que respecta a la seguridad personal, como cuidar mejor sus pertenencias en TransMilenio e informar actividades sospechosas en su barrio al Cuadrante local.

 

Hay muchas razones para ser negativo acerca de la calidad de vida en cualquier ciudad importante, comenzando con la calidad del aire y el tráfico. Bogotá no tiene que ser un lugar estresante para vivir, y al estar a tono con los problemas de seguridad en nuestras calles, siempre es mejor que lamentarlo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *