Le dijeron que tenía un esguince luego le amputaron la pierna

Se trata de un caso de negligencia médica que ocurrió en el Hospital de Rancagua (Chile). El paciente fue identificado como Francisco Verdejo, de 32 años.

De acuerdo con el medio local Meganoticias, Verdejo fue al centro médico porque se había doblado el tobillo en la calle.

Los especialistas del hospital le diagnosticaron un esguince, le recetaron unos desinflamatorios y lo enviaron a casa, indicó el portal.

Sin embargo, los dolores continuaron y el paciente tuvo que volver al centro clínico varias veces para que lo revisaran, agregó el mismo medio.

En su última consulta, un médico de otra sección del hospital le dijo que tenía un trombo (un coágulo de sangre que se forma en el interior de un vaso sanguíneo) y que tenían que amputarle la pierna izquierda, informó el medio chileno.

Verdejo perdió la pierna y su situación se complicó porque ahora le toca depender de otras personas para sobrevivir.

“Tengo una hija por la que trabajar y no espera. Es un mundo nuevo y complicado. Es un cambio del 100 %. Es difícil verte de un día para otro dependiendo de tus papás y de lo que provea el sistema, como una jubilación; es bien complicado”, expresó el hombre al informativo.

Según el mismo medio, el paciente presentará una querella por negligencia médica contra los especialistas que dieron mal el diagnóstico.

Francisco, acompañado del abogado Alex Ruz y el diputado Juan Luis Castro, llegaron hasta el Tribunal de Garantía de Rancagua para presentar una querella por negligencia contra quienes resulten responsables por cuasidelito de lesiones gravísimas con resultado de amputación.

“Nosotros podemos constatar, de acuerdo a la documentación, que el señor Verdejo concurrió en dos oportunidades hasta el Hospital Regional de Rancagua, donde se le atendió de manera muy liviana, se le dieron simplemente unos medicamentos para deshinchar su tobillo”, afirmó el abogado querellante Alex Ruz.

“Evidentemente esto lo marca de por vida desde el punto de vista físico y psicológico”, agregó.

El médico y diputado por O’Higgins, Juan Luis Castro, aseveró que “Francisco Verdejo nunca debió terminar amputado de su pierna izquierda, nunca tuvo un esguince, y habiendo ido al lugar que corresponde por la complejidad, no a un consultorio ni a una posta rural, sino al Hospital Regional, termina con la pierna amputada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *