Las cenizas de difuntos no podrán ser conservadas en casa, ni esparcidas

El papa Francisco aprobó un documento llamado ‘Instrucción Ad resurgendum cum Christo”, el cual expresa que las cenizas de los muertos no podrán ser esparcidas, ni se podrán tener en casa, sobre el tema de las cenizas no se modificaba ningún documento desde 1.963.

El documento se redacto porque la iglesia no estaba de acuerdo con la práctica de sepultura, llamada cremación, mediante este informe la iglesia, expresa que prefiere sin duda la sepultura de los muertos, aunque acepta la cremación de los cuerpos,  prohíbe la esparcir de las cenizas.

Si una persona antes de fallecer solicita la cremación y esparcir sus cenizas por una razón que no compete la fe cristiana, las exequias se podrían negar.

De igual forma la iglesia prohíbe  conservar las cenizas en casa, pues estás deben estar en un lugar sagrado, como por ejemplo hacen muchas familias que pagan cierta cantidad mensual a la iglesia, porque las cenizas se conserven en determinado lugar, en una capilla, en una iglesia principal, en una catedral, entre otras según elija la familia, esto con el objetivo de que cada uno de los familiares se dirija a ese lugar y ore por el difunto.

En el documento también se expresa que si la familia no desea que las cenizas este en la iglesia, entonces debe dejarlas en un cementerio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *