¿La renovación de los árbitros está afectando el fútbol en Colombia?

Ser árbitro de futbol no es una tarea fácil. Hay que tener motivación a la hora de pitar un partido ya que en cualquier momento una decisión te hará favorecer a un equipo y ser el verdugo del otro.

En Colombia ser juez lleva un camino, al igual que un jugador de futbol, la persona que desea pitar deberá comenzar afiliándose a uno de los 35 colegios arbitrales del país para poder dirigir en juegos de las ligas departamentales. En estos casos reciben un pago por partido o por torneo. Si obtienen buenos resultados en juegos y en las diferentes pruebas técnicas y físicas, comienzan un ascenso por las diferentes categorías aficionadas, hasta llegar a ser postulados por la Federación Colombiana de Fútbol para pitar juegos en la B, en la Liga femenina y en la primera división.

Ahí es la Comisión Arbitral la que se dedica a evaluar el rendimiento de cada juez para monitorear su proceso. Una vez a la semana, en la sede de la Federación Colombiana de Fútbol, se reúnen los miembros de la Comisión, asesorados por Ímer Machado y Fernando Avendaño, para analizar cómo ha sido el trabajo de los colegiados. A los que mejor les ha ido se les premia asignándoles un nuevo juego, mientras que a los que han cometido errores se les castiga con sanciones que pueden ser hasta seis jornadas sin arbitrar.

Pero algo ha pasado en estos dos últimos semestres ya que varias referencias del arbitraje colombiano salieron y la comisión decidió darle oportunidad a nuevos talentos pero aun así son hombres con poca experiencia en la liga profesional.

Ahí es donde los errores aparecen y lastimosamente esos problemas hacen que un equipo pierda o se vaya todo el trabajo que hace un equipo a la basura por alguna decisión mal tomada. Según un árbitro retirado colombiano “Para dirigir partidos de equipos chicos, sin hinchada, la presión es menor y es posible que estos jóvenes piten sin problemas, pero cuando llegan a esos clubes grandes, con hinchadas, con jugadores mañosos, comienzan los errores”

El presidente de la Dimayor, Jorge Enrique Vélez, antes máxima cabeza de la Comisión Arbitral, cree que se debe trabajar en la profesionalización del arbitraje en Colombia, lo que les dé a los jueces una buena estabilidad y les permita dedicarse de lleno a la preparación para hacer un buen trabajo en el terreno de juego. En España, Argentina y Brasil, los árbitros reciben un salario fijo mensual por parte de la Federación de cada país, además de un bono extra por cada partido pitado. Esto les permite vivir de una manera diferente, no como en Colombia, en donde un árbitro tiene un trabajo alterno y se prepara para pitar en sus tiempos libres.

Es posible que la Dimayor opte por aplicar el VAR pero aún falta más de un año y medio para que la liga profesional colombiana lo pueda tener ya que en muchos partidos importantes se vio el éxito como en el Mundial de Rusia 2018 y en las ligas de España, Italia y Alemania y muchos encuentro han tenido en cierto modo “justicia”.

Por el momento lo único queda es esperar a la Dimayor ya que es urgente esta ayuda tecnológica por los errores garrafales que están teniendo últimamente los árbitros de Colombia .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *