Hoy es navidad y algunos países no lo celebran

La Navidad es un fenómeno mundial, que se ha popularizado aún más desde la globalización y la aparición de las redes sociales. Sin embargo, existen algunos países que se resisten a celebrarla e incluso han decretado su prohibición. El origen de las fiestas navideñas proviene de la religión cristiana, por lo que los países musulmanes o de otras creencias han puesto obstáculos para dejar penetrar la Navidad.

Una de estas naciones anti-Navidad es Tayikistán, cuyo ministerio de Educación declaró ilegal en 2015 “la tala de árboles, su instalación y decoración, el uso de los fuegos artificiales, las comidas festivas y la entrega de regalos con motivo del año nuevo en todas las instituciones educativas”, según se lee en el decreto expedido por las autoridades. En 2013 esta exrepública soviética, ubicada en Asia central, ya había regulado algunas de las tradiciones, en parte porque la gran mayoría de su población es musulmana, pero faltaba dar la estocada final a la festividad.

Lo mismo ocurre en Somalia, donde celebrar la Navidad se prohibió hace cuatro años, pues, según el gobierno, no corresponde a las creencias de la mayoría de ciudadanos. “Advertimos en contra de la celebración de la Navidad, que solo es para los cristianos. Esta es una cuestión de fe. La festividad y sus tambores no tienen nada que ver con el islam”, afirmó en su momento Mohamed Jeyrow, director del Ministerio de Religión somalí.

También se aludió a que la medida se tomó porque dichas celebraciones podían traer nuevos ataques terroristas del grupo Al Shabab. Así lo confirmó a Reuters el portavoz del alcalde de Mogadiscio, Abdifatah Halane: “La Navidad no se celebrará en Somalia por dos razones: todos los somalíes son musulmanes y no hay una comunidad cristiana aquí. La otra razón es por seguridad” .

En Corea del Norte se suele demonizar todo lo que tenga que ver con el mundo occidental, aunque la dinastía que ha regido al país, los Kim, hayan sido fanáticos de las películas, la moda y los carros occidentales, que coleccionan y cuyos gastos son muy costosos.

Desde 2016 el líder de la nación, Kim Jong-un, prohibió celebrar la Navidad por completo; sin embargo, este año, tras un año lleno de derrotas diplomáticas, advirtió que podrían enviar de regalo a Estados Unidos algunos misiles si el gobierno de Donald Trump no suspendía las sanciones impuestas desde hace tiempo contra el país asiático.

La población norcoreana cambió la celebración occidental por otro tipo de fiestas impuestas por el gobierno, como la conmemoración del cumpleaños de Kim Jong-suk, la abuela de Kim Jong-un, quien nació en la víspera de Navidad en 1919. Conocida mejor como “la Sagrada Madre de la Revolución”, pues fue la primera esposa del líder fundador del país, Kim Il-sung, la mujer fue una guerrillera comunista que se volvió un ícono nacional.

Por eso hace dos años, el Servicio de Inteligencia de Corea del Sur (NIS) aseguró: “Pionyang ha establecido un sistema por el cual los miembros de los órganos del partido informen de las dificultades económicas de la gente a diario, y ha prohibido cualquier reunión relacionada con la bebida, el canto y otros entretenimientos”. Aunque la medida no era explícita contra la Navidad, sus regulaciones terminaron convirtiéndola en una ceremonia prohibida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *