Gases del ESMAD afectaron a menores de un colegio público en Bogotá

Desde el pasado martes, en Bogotá se han registrado diversos enfrentamientos entre estudiantes universitarios y agentes del ESMAD. Este jueves, además del altercado violento en la Universidad Nacional, uniformados de dicho escuadrón afectaron con gases lacrimógenos a la comunidad académica de la Universidad Colegio Mayor de Cundinamarca, ubicada en la calle 28 con carrera 5.

Esta institución de educación superior tiene la particularidad de compartir espacio con el colegio distrital Policarpa Salavarrieta, en el que se forman niños y adolescentes de localidades como Santa Fe y Candelaria.

Una de las profesoras de este colegio, quien pidió reserva de identidad, relató a este medio lo ocurrido.

“Los chicos estaban en clase, porque la jornada va hasta las 2:30 tarde. Yo salí del colegio a la una y media, subí a la carrera quinta porque iba a almorzar con mi hijo. Estábamos caminando cuando vimos a un grupo de estudiantes del Colegio Mayor listos para marchar, como ahí queda una estación de Policía, ya habían uniformados con escudos y otros del ESMAD”, relata la docente.

Ella siguió su trayecto para almorzar en la Plaza de Mercado de La Perseverancia (en la calle 31 con carrera 5), cuando hacia las dos de la tarde escuchó una explosión. “Entonces cerraron la puerta de la plaza y comenzamos a escuchar más explosiones. No sé si eran papas bombas o gases lacrimógenos”, detalla.

No se sabe quién inició con el intercambio violento, el hecho es que de regreso al colegio la profesora vio cómo desde el interior de la universidad arrojaban piedras a los agentes, quienes respondían a los ataques. Al mismo tiempo, los profesores y directivas del colegio decidieron interrumpir la jornada para formar a los estudiantes en el patio de recreo, el cual limita con el Museo Nacional.

La situación que vio la docente al llegar a la puerta de salida del colegio fue impactante. Niños y adolescentes llorando por el efecto del gas y, entre ellos, niñas desmayadas.

“Había un niño convulsionando dentro del colegio. La rectora llamó  al 123 para que enviaran una ambulancia porque ya eran más de tres niñas desmayadas. Algunas de ellas se desmayaron fuera del colegio, entonces nosotros no nos fuimos sino que nos quedamos ayudando. Las niñas volvían en sí, luego se desmayaban…”,comenta.

Incluso se tiene el detalle de una niña que, buscando llegar a su casa, se desmayó en la estación de Transmilenio del Museo Nacional.

Cada uno de los jóvenes fue atendido, hubo algunos casos que tuvieron que ser remitidos a centros de atención hospitalaria.

Un informe presentado por la Secretaría de Salud da cuenta de 10 menores de edad que fueron valorados por intoxicación producto de los gases lacrimógenos. Ninguno, asegura el despacho, alcanzó un estado crítico.

“No me parece bien lo ocurrido, la Policía sabe que ahí hay un colegio con menores de edad, me parece muy irresponsable que hayan empezado a hacer eso porque está en riesgo la vida de los niños”, critica la profesora.

Hay que mencionar que el pasado miércoles el alcalde mayor de la ciudad, Enrique Peñalosa, mencionó que no hay nada que justifique las manifestaciones estudiantiles adelantadas en los últimos días, de hecho, las calificó como un oportunismo político en época electoral.

Le puede interesar: Otra oportunidad para pedir cupo en colegios del Distrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *