Equipo periodístico del periodico Q´hubo fueron agredidos en Suba

Dos reporteros del periódico Q’hubo fueron agredidos en el barrio Nueva Zelanda, ubicado en Suba, noroccidente de Bogotá. El hecho ocurrió en la mañana del miércoles, cuando el equipo periodístico se encontraba haciendo una reportería en el lugar sobre un hecho judicial que involucraba a un difunto. Según su relato, a algunos familiares del fallecido no les agradó su presencia allí, y cuando el reportero gráfico, Gustavo Roa, empezó a tomar las fotos para la nota, algunos allegados lo amenazaron para que dejara de hacerlo.

Explican los reporteros que un familiar del difunto, en vez de pedirles el favor de retirarse de la zona, comenzó a insultarlo. Luego intentaron quitarle su cámara, y como el fotógrafo se negó a entregarla y salió corriendo, familiares del fallecido empezaron a gritar que era un ladrón. Esto derivó en que varias personas del barrio lo persiguieran, y al alcanzarlo le propinaron varios puños y patadas.

“Llegamos al lugar y yo fui a tomar una fotografía cuando estaban sacando el cuerpo sin vida de la casa donde estaba, un hombre se abalanzó y me pegó, salí a correr, pero me persiguieron más personas y finalmente me pegaron patadas y puños”, resumió el fotógrafo ante los micrófonos de Caracol Radio.

El reportero gráfico fue remitido a la Clínica Shaio, donde es valorado para descartar un sangrado interno. Los primeros reportes médicos indican que el joven no solo presentó sangrado por la nariz, sino que también sangró por las orejas debido a la cantidad de golpes que recibió.

La periodista que realizaba la nota, Catalina Puentes, también recibió ataques por los vecinos del barrio. Según cuenta, la agredieron “por gritarle a la comunidad que no le pegaran más, ya que no se trataba de un ladrón sino de nuestro reportero gráfico”. Sin embargo, ante esto, una mujer le gritó “sapa” y otro la escupió en la cara. Luego, la mujer le pegó en el rostro mientras le seguía gritando groserías.

El grupo de reporteros denuncia que la Policía de la zona no intentó mediar en la situación ni intervino para evitar la agresión, por lo que esperan que se investigue lo que pasó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *