En enfrentamientos terminó un operativo por recuperar un espacio publico

En la mañana de este lunes miembros de la Alcaldía de Bogotá llegaron a Ciudadela Colsubsidio en la localidad de Engativá para recuperar un espacio público que pertenece al parque Juan Amarillo. El desacuerdo de la comunidad con el operativo desató enfrentamientos con el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) y la Policía Metropolitana a lo largo de toda la jornada.

En el lugar también estuvo el Departamento Administrativo de la Defensoría del Espacio Público para desmontar un parqueadero ilegal. Sin este operativo no era posible intervenir las canchas sintéticas y el área circundante del parque Juan Amarillo en el cual se planean adelantar obras de construcción.

“La gente de la comunidad se mostró en desacuerdo porque se desmontó el negocio de parqueaderos que tenían con alrededor de 400 vehículos”, dijo la directora del Dadep, Nadime Yaver Licht, a este diario.

“Además, el urbanismo de contrato de ese parque es propiedad del Distrito y las 12 hectáreas de la zona donde se hará la construcción están aprobadas legalmente según los planos que tenemos”, señaló Yaver.

La polémica situación gira en torno a una posible afectación del humedal Tibabuyes que se encuentra a escasos metros del parque Juan Amarillo. Habitantes de la zona se mostraron en desacuerdo con la intervención de obras del parque y se negaron a desalojar la zona para que las autoridades procedieran con el cercamiento del parque.

Una vez finalizó el desmonte del parqueadero ilegal procedieron a realizar el cerramiento donde el Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) adelantará las obras correspondientes.

Camilo Moreno, integrante de la mesa ambiental de Tibabuyes, le dijo a EL TIEMPO que si bien por medio de este cercado se planea concretar la conexión del parque Juan Amarillo con las canchas sintéticas de fútbol, “podría terminar en una afectación ambiental irremediable ya que se construiría en las inmediaciones del humedal”.

Según los integrantes de la mesa ambiental, no hubo socialización sobre el operativo que realizaron hoy y la semana pasada la Alcaldía de la localidad no se presentó a una reunión que ya estaba programada para hablar sobre el futuro del humedal.

“Para hacer este tipo de intervenciones se necesita la aprobación de un biólogo, ya que esta zona es un hábitat de diversos animales y solidificar el suelo significa arriesgar la forma de vida y fauna del humedal”, dijo Diego Zabaleta, líder juvenil y de medio ambiente de Engativá.Sin embargo, la reunión que definirá el destino que tendrá el humedal Tibabuyes este 9 de abril a las 9:30 de la mañana entre la mesa ambiental y el IDRD, organismo responsable de las obras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *