El Senado aprobó ascenso de comandante del Ejército, Nicacio Martínez Espinel

Con una votación de 64 contra 1, el Senado de la República aprobó el ascenso del comandante del Ejército Nacional, Nicacio de Jesús Martínez Espinel, quien será promocionado a general de cuatro soles. La bancada de la oposición (Polo, la lista de Decentes y la Alianza Verde) salieron del recinto y no hicieron parte de la votación.

El alto oficial del Ejército, quien llegó al Congreso alrededor de las 3:00 p.m fuertemente escoltado para evitar la prensa, ingresó al recinto afanosamente. El general, en las últimas semanas, ha estado en medio de la polémica debido a las publicaciones periodísticas de medios de comunicación internacionales que lo señalan de tener presunta responsabilidad en el escándalo de ejecuciones extrajudiciales de civiles, episodio conocido como “falsos positivos”, mientras este era coronel de la décima brigada del Ejército hace casi 14 años.

Una publicación del diario estadounidense The New York Times señaló que el general Nicacio Martínez, como comandante del Ejército,  habría revivido una práctica que durante el gobierno de Álvaro Uribe incrementó las ejecuciones extrajudiciales. Se trata del “body count”, un método que consiste en medir los éxitos de las tropas por el número de muertos del enemigo. Además, otras de las órdenes que habría dado el comandante del Ejército sería no exigir perfección a la hora de ejecutar los operativos contra los grupos armados.

Estos ascensos llevaban al menos tres semanas esperando para ser incluidos en el orden del día y poder darle trámite al debate. Además, las últimas semanas los temas militares han sido el centro del debate político ya que, luego del asesinato del excombatiente de ls Farc Dimar Torres, la oposición tramitó una moción de censura contra el ministro de Defensa, Guillermo Botero, que se llevará a cabo el próximo jueves. Por si fuera poco, horas antes de que iniciara la discusión sobre los ascensos, el senador Gustavo Petro adelantó un debate de control político sobre los entrenamientos militares como el origen mismo de los “falsos positivos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *