El hombre intentando hacer el papel de Dios

He Jiankui, científico chino, hace aproximadamente dos meses realizó la creación de los dos primeros humanos inmunes al VIH que tienen la capacidad de transmitir tal inmunidad a su descendencia, siendo el principio de mejoras al ser humano.

El anuncio del supuesto logro no fue aprobado por la comunidad científico debido a que lo catalogaron como un acto irresponsable, polémica que causo debatas y reflexiones por la supuesta carencia de estica. Así es como empiezan las críticas de los avances de la ciencia de manera enorme e irresponsable.

El científico chino fue despedido de la Universidad de Ciencia y Tecnologia del sur, donde este trabajaba, y a su vez es investigado por el Gobierno chino.

“No creo apropiado modificar información genética que pueda ser transmitida a la descendencia –puntualiza Alberto Kornblihtt, profesor titular plenario de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires–. Si se trata de curar enfermedades hereditarias, en la mayoría de ellas los padres portadores generan embriones sanos y enfermos. Basta con un diagnóstico genético preimplantatorio para identificar los sanos y reimplantar solo esos en el útero de la gestante. Tampoco estoy de acuerdo con el uso de edición génica para crear variantes genéticas de humanos con propiedades distintas de las del resto y que sean heredables, sean estas cosméticas o de mejoramiento de la especie, por ejemplo una resistencia a cierta infección. Esto se llama ‘enhancement’, mejora, de la especie y me opongo radicalmente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *