El ex jefe de fútbol de Colombia admite haber aceptado sobornos en el escándalo de corrupción de la FIFA


Un ex presidente de la Federación de Fútbol de Colombia admitió el lunes ante un tribunal de Nueva York que recibió sobornos al reconocer su papel en un escándalo de corrupción que ha sacudido al organismo rector del fútbol mundial, la FIFA.


Luis Bedoya admitió que recibió sobornos que se le ofrecieron para usar su influencia en las decisiones basadas en la asignación de los derechos de televisión durante su tiempo como jefe de la federación colombiana de fútbol.


“Acepté sobornos desde aproximadamente 2007 hasta 2015, entregándome voluntariamente al gobierno de los EE. UU. En 2015 sin cargos en mi contra”, dijo Bedoya, aceptando los cargos en su contra.


Bedoya también implicó a los presidentes de las federaciones de Ecuador, Perú, Paraguay, Venezuela, Brasil y Bolivia alegando que acordaron un acuerdo con la compañía argentina “Full Play” para asegurarse de que se le otorgaron los derechos de transmisión para la competencia de la Copa América 2011.


Según el testimonio del deshonrado colombiano, Mariano Jinkis, el propietario de la compañía acordó pagar a cada presidente $ 1 millón en dos pagos de $ 500,000 por su cumplimiento.


“Era la primera vez que iba a ver un millón de dólares juntos”, dijo Bedoya, quien también afirmó que Luis Chiriboga, ex presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, ​​”fue una de las propuestas más entusiastas sobre Jinkis”.


Bedoya identificó a Juan Ángel Napou, de la Asociación Paraguaya de Fútbol, ​​y su homólogo peruano, Manuel Burga, como involucrados en la conspiración con él.


El exfuncionario de fútbol colombiano explicó que el contrato con Full Play Group se firmó durante el Congreso de la FIFA 2010.


Según Bedoya, a Napout le preocupaba que “no estuviera expuesto” y Burga dijo que “no sabía cómo recibir dinero de este tipo”.


Posteriormente, uno de los propietarios de Full Play creó una empresa de “papel” en Uruguay a través de la cual se transfirieron los sobornos.


También afirmó que él y Napout se reunieron con un “importante qatarí” después de la final de la Liga de Campeones de 2010 en Madrid, donde se les pidió que apoyaran la candidatura del país del Medio Oriente para albergar la Copa del Mundo de 2022.


Napuot y Burga, así como el brasileño José María Marín no han reconocido ninguna culpa por su presunta participación en el escándalo.


Bedoya fue objeto de una investigación de la fiscalía colombiana en 2015 en medio de sospechas de actividades ilegales relacionadas con transacciones financieras.


El ex miembro del comité ejecutivo de la FIFA se declaró culpable en 2015 de asociación conspirativa y conspiración fraudulenta.


Los cargos, que podrían verlo sentenciado a 20 años de prisión por su papel en el escándalo popularmente conocido como “Puerta de la FIFA”, han implicado a muchos ejecutivos mundiales del fútbol.


Sin embargo, su defensa ha afirmado que a cambio de proporcionar información sobre el escándalo y devolver el dinero, no pagará ni un solo día en la cárcel.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *