Comienza la demolición de construcciones ilegales en los cerros orientales de Bogotá

Hoy, sobre las 7:40 de la mañana, empezó la demolición de una de las construcciones que se estaban haciendo en los cerros orientales de Bogotá: “Bambú” (el proyecto más grande en la zona), de la comercializadora Kaysser CK, donde, presuntamente, se harían oficinas. El proceso lo está adelantando la Corporación Regional de Cundinamarca (CAR) y durará, al menos, dos meses, ya que se busca que no genere el mismo impacto medioambiental que la construcción.

Desde 2016 la CAR ordenó la demolición esa obra, que fue suspendida a penas las autoridades se dieron cuenta de que se realizaba en una zona protegida. Sin embargo, su cumplimiento se dilató por los recursos legales presentados por la comercializadora, la mayoría, acciones de tutela.

“Esta construcción la levantaron donde no debían hacerlo, pues fue en una reserva, y sin contar con las autorizaciones pertinentes. Decían que tenían permisos, los intentaron demostrar desde hace tres años, pero no lo lograron. El proceso constructivo fue acelerado y agresivo, afectó el curso de la quebraba, al ecosistema y dañó flora y fauna”, aseguró el director de la entidad, Néstor Franco.

Ante esas afectaciones, sobre la comercializadora cayeron acciones legales, entre esas, una sanción de más de $500.000.000 y tendrán que pagar el costo de la demolición (aproximadamente $600.000.000), que ahora fue cubierto por la CAR. Adicionalmente, ahora tiene un proceso penal abierto.

Por otro lado, se decidió que el derrumbamiento de “Bambú” durará entre dos y cuatro meses con el fin de evitar que la zona se perjudique de la misma forma como lo hicieron las construcciones. Además, si se hubieran utilizado mecanismos más violentos y acelerados, como la implosión, de acuerdo con Franco, la tierra puede quedar con secuelas que provocarían deslizamientos.

Con respecto a las otras construcciones y mansiones que hay en el sector, se está investigando si unas fueron construidas antes de que se declarara zona protegida a los cerros orientales y las autoridades están emprendiendo acciones legales para demoler las que fueron construidas después de ese año: Monterodro, de la constructora es Team Sol SAS; El Pauche, de Cristóbal Pedraza Pineda; El Tuno, de Inversiones Nube Blanca S.A.S., y El Arrayán, de Inversiones Imaco.

Le puede interesar: Fueron asesinadas por los menos cuatro personas en el casco urbano en Remedios (Antioquia)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *