Comer depende de los estímulos visuales que reciba el cerebro

La elección de la comida depende en gran parte a la publicidad que se consume, la decisión y el antojo de comer procede directamente del cerebro y no de la boca.

“Gastrofísica” es la nueva ciencia que estudia los fenómenos relacionados entre comida y ambiente,  esto se puede encontrar en el nuevo libro llamado así, del profesor de psicología y director de laboratorio de la Universidad de Oxford  Charles Spence.

Spence ha estudiado los comportamientos en que las personas consumen los alimentos, para él el contexto influye en la elección de la comida, los comerciales muestran alimentos de forma que envían el mensaje al cerebro de que debe comer.

La forma en que presentan los platos, como están acomodados en la mesa, cómo los presentan, y demás formas que hacen que el cerebro una todas las sensaciones para escoger algo que la boca disfrute.

Spence unió en la palabra “Gastrofísica”, por un lado el arte de escoger, cocinar y consumir referentes a las gastronomía y por el otro lado la rama de la psicología llamada psicofísica, la cual se encarga de estudiar los estímulos físicos que reciben las personas y los juicios valorativos que hacen de estos.

El docente Spence dijo mediante una entrevista a la revista Semana, “Los gastrofísicos se interesan en el impacto de los cubiertos y los vasos, algo que nadie estudia, pero que afecta radicalmente la experiencia de comer y beber”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *