Claves para reducir el estrés en tu vida

Muchas veces vivir con prisa, estar corriendo de un lado para otro, creyendo que el tiempo es tu enemigo y que nunca se puede aprovechar lo suficiente, son una manera de definir lo que ha llegado para este tiempo como: El estrés

Aunque se haya convertido en la “enfermedad” de moda no cambia el hecho de que no hacer nada al respecto es dañino y consume la vida inútilmente.

Encontrar maneras de aliviar el estrés debe ser una prioridad, ya que podemos comprender mejor, somos más sabios, más felices si poseemos calma y tranquilidad la mayor parte del tiempo.

Para reducir esos niveles de estrés existen algunos consejos que se pueden aplicar a la vida:

  1. Simplificar la vida: Tirar o deshacernos de todo lo que no nos sirve, delegar responsabilidades, eliminar aficiones, reducir los deseos a lo esencial y dejar de acumular cosas que al final solo hacen es acumular tiempo y energía. En medio de esto, observa como tu respiración va cambiando y calmándose, empiezas a ver la vida con más claridad.
  2. Pedir ayuda, aunque cueste un poco de dinero: Ya después de haber simplificado un poco la vida, seguramente quedaran tareas que por tiempo no se puedan definitivamente hacer solas y que tenemos que cumplir sí o sí; en un caso extremo pedir ayuda reducirá el estarle dando tantas vueltas a las cosas y torturase después. Pagarle a alguien para que nos ayude con las tareas de la casa, cuidar a los niños, con el trabajo o con otro aspecto de la vida, para muchos puede convertirse en un lujo innecesario, pero a la final el trabajar y obtener dinero puede ser una manera más sencilla para disfrutar de momentos que antes no se podía permitir. Hay que tener en cuenta que, si pagas por ellos y recibes a cambio tranquilidad, el trabajo está bien hecho.
  3. Encontrar un vehículo para descargar la mente: A veces el cansancio físico se ve acompañado del cansancio mental, tener miles de cosas por hacer y no saber cómo desarrollarlas o por dónde empezar nos estresa. Lo ideal es que cada persona encuentre una manera de desahogarse, de desconectarse del mundo:
  • Cambia las actividades intelectuales (sobre todo si se realizan con pantallas, como el móvil, tablet u ordenador) por actividades manuales: cocinar, tejer, planchar, construir cosas, la jardinería…
  • Sal a pasear o a contemplar la naturaleza al menos quince minutos por día. Dar un paseo por un parque, por una calle que nos parezca encantadora o admirar las vistas desde nuestra casa nos ayuda a desconectar.
  • Durante el día apunta todas las tareas pendientes en un papel. Liberar la mente es tan sencillo como dejar registradas las cosas que hacer en cualquier otro sitio, para que tu cabeza pueda despejarse y olvidarlas.
  • Si lo que te agobia no son cosas que hacer, sino problemas o situaciones negativas, utiliza la escritura, el dibujo, el baile o una conversación profunda para poner orden en estos pensamientos y que dejen de martirizarte.
  1. Desconectarse: Apagar el móvil por unas horas puede ser una manera de relajarnos si por lo general mantenemos conectados, lo ideal es crear momentos de desconexión, donde estemos en el presente sin interrupciones. Para muchos apagar el móvil puede ser un tema muy difícil por el hecho de que pueden pasar cosas, solo apaga el wifi o los datos, ya que si ocurre alguna urgencia puedes contestar naturalmente. Para luchar con el estrés es importante crear esos espacios, en los cuales no seamos requeridos y también bajándole a la exposición en las redes sociales, ya que estas crean demasiados estímulos provocando que después de pasar cierto tiempo frente al móvil no puedas dormir.
  1. Aplica lo que lees: Muchas veces quedan en el olvido este tipo de consejos, pues mucha gente los ve, se compromete a hacerlos, pero nunca llegan a realizarlos; tomar la decisión de ponerlos en práctica, evitará que muchas veces, aunque estés cansado por las noches no puedas conciliar el sueño, tu salud física se desgasta y tus relaciones se deterioran.

 

Empezar por cosas pequeñas es lo esencial, pues al hacerlo cambias tus decisiones y empiezas a experimentar cambios en tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *