Bombardeo en Caquetá habría dejado 8 menores muertos y no 7, reveló la Fiscalía

Luego del agitado debate de moción de censura al ministro de Defensa, Guillermo Botero, realizado este martes 5 de noviembre, el senador Roy Barreras divulgó un dato que puso en aun más aprietos al alto funcionario: el pasado 29 de agosto, las Fuerzas Militares bombardearon el campamento de Gildardo Cucho, líder disidente de la extinta guerrilla de las Farc en Puerto Rico, zona rural de San Vicente del Caguán (Caquetá). En el operativo, se dijo en el debate, murieron siete menores de edad. Pero la Fiscalía, a través de un comunicado, acaba de señalar que Medicina Legal concluyó, que entre los 15 cuerpos identificados tras la operación, hay en realidad ocho que corresponden a menores de edad.

“Los análisis médico legales aún no han concluido. Hasta ahora se han identificado 15 cuerpos (8 menores de edad y 7 adultos), y 2 más permanecen sin identificar”, señaló el ente investigador. Además, dijo que, al momento, 10 de los cuerpos identificados ya están en poder de sus familias y puntualizó: “La Fiscalía General de la Nación se pronunciará cuando los elementos aportados en el curso de la indagación permitan tomar decisiones, y las hará públicas de acuerdo con la ley”.

La Fiscalía, dice el comunicado, tenía conocimiento de que se llevaría a cabo la acción militar desde el pasado 29 de agosto, pero recibieron la información de la Fuerza Pública, así como los resultados de la operación, desde el 2 de septiembre. Entre los reportes que le dio la Dijin de la Policía al ente investigador, constaba “la recuperación de varios cuerpos sin vida y la incautación de 15 armas de fuego entre fusiles, ametralladoras y pistolas, cartuchos, proveedores y otros elementos como dispositivos electrónicos”.

El pasado martes, en el debate de moción de censura, el senador Barreras mostró un informe parcial de Medicina Legal en el que se daba a conocer el estado de la investigación. Allí se informaba que el pasado 2 de septiembre “se recibieron 16 bolsas de evidencias (…) de cadáveres completos e incompletos, junto con múltiples segmentos anatómicos de diferentes características”.

Finalmente los cuerpos fueron identificados por sus huellas dactilares y en el documentos revelado el pasado martes se lee que, entre los cuerpos que fueron entregados a la Fiscalía como bajas, había siete menores de edad: Aibimiller Morales, de 17 años; Wilmer Alfredo Castro, de 17; Diana Medina, de 16; José Rojas, de 15; Jhon Edison Pinzón, de 17; y Ángela María Gaitán, de 12. Por ahora, se desconoce el nombre del octavo menor de edad identificado.

El bombardeo en el que murieron los menores se dio justo un día después de que se conociera que Iván Márquez, Jesús Santrich, El Paisa y otros disidentes del Acuerdo de Paz, se habían rearmado. “Autoricé (…) adelantar una operación ofensiva contra esta cuadrilla de delincuentes narcoterroristas que son residuales de lo que se conocía como las Farc, y que hacen parte de las estructuras criminales que pretenden desafiar a Colombia”, indicó el presidente Iván Duque cuando anunció los reusltados de la operación en la que murió Gildardo Cucho.

En su momento, Duque presentó la operacióncomo “meticulosa, impecable y con todo el rigor” y como parte de un aviso dentro contra la rebelión armada que anunciaron al mundo, mediante un video grabado en la selva los disidentes del Acuerdo. “Los delincuentes están advertidos: se entregan o serán vencidos”, trinó también entonces el ministro Botero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *