Así fue la primera noche de represión en Venezuela

No hubo vigilia alrededor del palacio presidencial en Miraflores, en Caracas. La convocatoria de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello para que sus seguidores les protegieran en una de las noches más delicadas en la historia política del chavismo quedó en una intensa soledad. Solo los postes de luz que rodeaban el palacio se mantuvieron encendidos y presentes, sin un alma de compañía.

Apenas a unas cuadras al oeste del palacio, en las zonas de Boquerón y El Amparo, en la populosa Catia, se rebelaron de nuevo decenas de personas que salieron a protestar contra el régimen de Maduro, quemando basura y sonando cacerolas, defendiéndose de la Fuerza de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana, que irrumpió en la zona con disparos.

La estampa se repitió en la avenida San Martín y en la zona de Capuchinos, también bastante cerca del palacio. Las fuerzas de seguridad, en actitud amenazante, recorrían en moto las calles haciendo disparos al aire, manteniendo a los vecinos contenidos entre el miedo y la inseguridad.

Pero la protesta contra la revolución recorrió la ciudad entera, junto a la anarquía. Especialmente duros fueron los enfrentamientos en la zona de Petare, donde personas armadas también respondían con disparos a los intentos de contención del FAES e incluso se reportó la detonación de dos granadas.

En zonas como La Vega hubo saqueos y en Pinto Salinas las fuerzas de seguridad irrumpieron con bombas lacrimógenas ante los intentos de protesta.

El corolario de un día entero de marchas, represión y protestas nocturnas terminó con 218 personas detenidas a nivel nacional, según las cuentas del Foro Penal Venezolano.

Otra ONG, el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, reportó que las refriegas en los últimos tres días a nivel nacional han dejado 16 personas asesinadas, todas por heridas de arma de fuego en el marco de protestas contra el régimen de Nicolás Maduro.

A la noche de miedo se sumó la incertidumbre ante el panorama político planteado desde el mediodía de este miércoles, cuando el diputado y presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se juramentó como presidente encargado de Venezuela en puja por un gobierno de transición con el que espera, en un lapso perentorio, organizar un nuevo proceso electoral en Venezuela.

Las especulaciones sobre el futuro de Maduro y de Guaidó son hoy la primera preocupación de los venezolanos, que están a la espera de lo que ocurra en las próximas horas.

Según informó el ministerio de comunicaciones de Maduro, para la mañana de este jueves está previsto un pronunciamiento del ministro de Defensa, Vladimir Padrino, en nombre de la Fuerza Armada Nacional.

Igualmente, a las 11 de la mañana en la sede del Tribunal Supremo de Justicia se dará inicio al año nuevo judicial, una ceremonia anual a la que suele acudir el Presidente de la República.

Para el mediodía, el mandatario Nicolás Maduro ofrecerá una rueda de prensa. Todo un despliegue oficial que busca contrarrestar el aluvión de apoyo nacional e internacional que ha generado la juramentación de Juan Guaidó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *