A juicio disciplinario Antonio Guerra de la Espriella por caso Odebrecht

El presunto tráfico de influencias del exsenador sucreño Antonio Guerra de la Espriella para favorecer los intereses de la multinacional brasileña Odebrecht en el país, le podría costar una fuerte sanción disciplinaria. La Procuraduría formuló pliego de cargos en su contra porque habría usado su cargo de senador para actuar en favor de las empresas Odebrecht y Afa Vías “con lo cual presuntamente también se vio favorecido con una suma de $200 millones de pesos”. Por estos hechos, la Corte Suprema también está investigando al excongresista, quien se encuentra recluido mientras se define su situación jurídica.

El ente disciplinario aseguró que las pruebas que han logrado reunir demuestran que el exsenador de Cambio Radical se valió de “su cargo y de la relación derivada de su función” para influenciar a funcionarios a que actuaran en favor de las multinacionales. La Procuraduría, además, calificó la presunta falta del exsenador como gravísima a título de dolo. Su nombre se incluyó en este caso, como informó este diario, cuando en julio de 2017 la Fiscalía compulsó copias a la Corte Suprema de Justicia para que se investigara a los entonces senadores Bernardo Elías, Musa Besaile, Plinio Olano, Antonio Guerra y el representante a la cámara, Ciro Rodríguez, los llamados buldócer.

Según lo dado a conocer por el Ministerio Público, hubo por lo menos tres irregularidades en los contratos de la constructora en los que Guerra de la Espriella intervino. En primer lugar, el exsenador presuntamente “realizó gestiones ante los ministerios de Comercio, Industria y Turismo y de Hacienda y Crédito Público, para que se aprobara y firmara un contrato de estabilidad jurídica que había presentado la Concesionaria Ruta del Sol II desde septiembre de 2010”, según aseguró la Procuraduría.

Asimismo, intervino en el tramo “de Ocaña – Gamarra al contrato de concesión No. 001 de 2010, es decir, aparentemente fue entregada sin el lleno de los requisitos legales, y al parecer, el investigado influyó en los funcionarios públicos encargados de gestionar y viabilizar el otrosí No. 6 de marzo de 2014”. Y, por último, supuestamente, “participó para lograr las cartas de crédito que sirvieran de sustento a Navelena S.A.S. para el cierre financiero del contrato para recuperar la navegabilidad del río Magdalena”.

El pliego de cargos asegura, además, que “el actuar delictivo de la empresa Odebrecht era tan sofisticado, que a través de su oficina de operaciones estructuradas realizaban los pagos a cuentas offshore, los cuales posteriormente eran entregados en efectivo a los servidores públicos, en aras de que no quedara ni un solo rastro de las operaciones”. Lo anterior ha dificultado la investigación, sin embargo, “existen pruebas que podrían comprometer la responsabilidad de Guerra de la Espriella, en su probable intención de servir a los intereses de la multinacional”, añadió la Procuraduría.

Le puede interesar: Minga le puso una nueva cita al presidente Iván Duque para retomar diálogos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *