Obra mal construida en la Autonorte ahora le cuesta una demanda al Distrito

 

Contratista que hizo mal los diseños de la construcción, exige  que se le pague la totalidad de la obra.

 

Ya ha pasado vario tiempo, para ser exactos cinco años, en el que el proceso de la ampliación de las estaciones de Transmilenio de la Calle 146, Mazurén y Toberín, dejó la obra en mal estado, y dejó como perdida un carril vehicular, todo por los errores que se tuvo en lo diseños en uno de los contratistas, que tenían a cargo el proyecto.

 

Para el colmo, el Instituto de Desarrollo Urbano, encargado de la obra, se enfrenta a una gran demanda del Consorcio Estaciones de TransMilenio 2013 ( quien fue el responsable del error en los diseños), ya que, además, se esta exigiendo el pago total de los trabajos realizados.

 

El proyecto que  contaba con un presupuesto de 29.900 millones de pesos y se estimaba que para abril del 2015  las obras estuvieran concluidas. Sin embargo, las obras están suspendidas hasta el momento. 

 

Se evidencia que el daño es gravísimo, ya que por esta vía principal se movilizan entre las 5 a.m a 11 p.m entre 99.000 vehículos, estos en sentido norte-sur y entre las mismas horas 89.000 en sentido norte.

Un daño gravísimo, ya que por este corredor vial se mueven de 5 a. m a 11 p. m de un día hábil 99.000 vehículos sentido norte-sur y 89.000 sentido sur-norte.
El consorcio encargado de la ampliación de estas últimas tres estaciones diseñó y construyó el trazado geométrico para la ampliación, sin presuntamente cumplir con las especificaciones del manual de diseño geométrico de carreteras vigente (en 2008), según explica el IDU.

 

En 2015, cuando las intervenciones presentaban retrasos del 44 %, el IDU inició un proceso sancionatorio en contra del contratista Estaciones de TransMilenio 2013 por el incumplimiento del diseño.

“Para sorpresa nuestra, en julio de 2017 nos llegó la notificación de que el consorcio nos había demandado”, afirma un vocero del instituto. Por eso, el proceso de sanción fue retomado por otra autoridad. Hoy por hoy, el IDU se encuentra realizando la defensa judicial pertinente, ya que el contratista le reclama el pago total del contrato,además para su solución, se busca la contratación de nuevos consorcios que mitguen la problemática.

Con información de El Tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *