¨Por interesada¨: Anulan matrimonio de joven de 28 con hombre de 95

La Corte Suprema de Justicia confirmó dos decisiones judiciales en las que jueces en la ciudad de Cali anulan matrimonio después de comprobar que no existía amor ni voluntad para casarse. La novia, de 28 años, quería acceder a la pensión de esposo, un hombre de 95 años.

Antolino Cerán Túquerres contrajo nupcias con Yeimi Muñoz Obando en Cali en el año 2006, la mujer tenía 28 años y el 95, se casaron por lo civil en la Notaría 14 de la misma ciudad, sin llamar la atención, realizando una ceremonia reservada. Dos años después don Antolino falleció de causas naturales, al no tener un heredero en testamento Muñoz alistó papeles para solicitar que le entregarán la pensión que recibía su difunto esposo.

La compañía de seguros Suramericana S.A sospecho que algo andaba mal y decidió indagar, posterior a esta investigación, la asegurada constató de que las nupcias no eran del todo ciertas, pues, no encontraron voluntad real en la pareja para casarse. Así comenzó la travesía legal contra la supuesta viuda, quien ha perdido la disputa contra para quedarse con la pensión de Don Antolino. La Corte Suprema de Justicia acaba de ratificar las sospechas de la aseguradora, ese matrimonio no fue real.

No fue fácil llegar a esta conclusión, para hacerlo el alto tribunal tubo que revisar una tutela que interpuso Muñoz contra jueces de Cali que le dieron la razón a la compañía de seguros y anularon su matrimonio. De acuerdo con su recurso, esos juristas fallaron “influenciados por estereotipos en tanto que los fallados no aceptan que un hombre mayor de edad pueda contraer nupcias con una mujer de edad muy inferior”. Por esto, pidió que la Corte protegiera sus derechos al debido proceso y a la igualdad violados, según ella, por los jueces.

Sin embargo, para la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia sus colegas de Cali no se equivocaron en sus decisiones y, por el contrario, lograron probar que el mencionado matrimonio fue una farsa. El alto tribunal recogió gran parte de los argumentos de los fallos demandados por Muñoz en los que se aseguró que, aunque existía el documento de la Notaría confirmando las nupcias, este fue simulado pues no se comprobó que tuviera como finalidad la unión matrimonial de dos enamorados, sino que tenía intereses diferentes y ocultos.

Otro elemento clave para la decisión de los jueces fueron varias entrevistas realizadas a vecinos y personas cercanas de la pareja. Una de ellas fue el compañero permanente de Muñoz, con quien tiene dos hijos. El hombre declaró que sí había convivido con ella, pero que luego tuvo problemas judiciales y tuvo que pasar un tiempo en la cárcel. Añadió que luego de su paso por prisión, retomó el contacto con su novia, pero que nunca le recriminó ni le hizo ningún reproche de su relación con Cerón, pues ella solo lo conocía pues era su inquilina.

Sobre las versiones de los vecinos, la Corte recogió en su fallo varios de ellos quienes apuntaron que Muñoz había llegado a la casa de su supuesto esposo acompañada de su mamá y su hermana, y él les había ofrecido un lugar económico para vivir. Eso sí, aclararon que nunca supieron de una relación entre ellos dos pues “Antolino siempre fue una persona solitaria” y consideraba a Muñoz y a su hermana como sus nietas. Además, luego de la muerte de Cerón, relataron los testimonios, ella “lucía serena, tranquila y no mostraba ningún signo de aflicción o dolor por la significativa pérdida de su esposo”.

Para la Corte, nunca existió la voluntad de la pareja de casarse. Por eso, la decisiones de los jueces de Cali, “no lucen antojadizas, contra evidentes o subjetivas, sino que se apoyó en la valoración conjunta de las pruebas y la hermenéutica de las normas que sigues la disolución del vínculo matrimonial”, señaló la Corte al confirmar la anulación del supuesto matrimonio, y al aclarar también que cuando hay terceros interesados en este tipo de asuntos, en este caso era la compañía de seguros, estos pueden demandar la simulación de un matrimonio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *